La Universidad Técnica Checa producirá respiradores mediante impresión 3D

Foto: Petr Kološ, ČRo

Ante la falta de mascarillas y respiradores durante estos días, surgen interesantes propuestas destinadas a mejorar esta situación de emergencia. Una de ellas viene desde la Universidad Técnica Checa, que prepara la producción de respiradores con impresoras 3D.

Foto: Petr Kološ, ČRo

El Gobierno checo está trayendo esta semana material sanitario procedente de China para paliar la situación de escasez de mascarillas, respiradores y trajes protectores, que ahora son tan necesarios sobre todo para el personal médico.

Un grupo de investigadores de la Universidad Técnica Checa ha dado con una solución que puede ser de gran ayuda. Están elaborando unos datos que permitirán fabricar respiradores mediante impresión 3D, además, el material necesario para ello está disponible en el mercado, por lo que en teoría podrían ser producidas por cualquier empresa que cuente con una máquina de estas características.

Desde la Universidad Técnica, Alexandr Lazarov, encargado de este proyecto, dijo a la Radio Checa que originalmente diseñaron unos respiradores que no eran tan cómodos, pero indicó que el último modelo con el que trabajan se está mostrando adecuado para las necesidades actuales.

Foto: Petr Kološ, ČRo
“Se trata de un modelo del que tenemos que asegurarnos de que se ajusta bien al rostro y de que los filtros funcionan correctamente. También estamos analizando las características del material, que según la velocidad de impresión y su refrigeración podemos conseguir que sea más flexible o más rígido”.

El equipo se centra en la elaboración de estos respiradores desde el 12 de marzo, y para finales de esta semana podría comenzar la producción, algo que en condiciones normales llevaría meses, lo que demuestra la implicación de los investigadores durante los últimos días.

“Simplemente en lo que se refiere al trabajo científico, asegurar que los respiradores son capaces de filtrar, estudiar la circulación del aire y que no se produce asfixia, etc., podría ser normalmente un trabajo de investigación de seis meses”.

La fabricación de este modelo requiere solo una pequeña cantidad de material de filtrado, con lo que es posible ahorrar en un material que es muy demandado en estas semanas.

Otra característica notable de estos respiradores es que es posible desinfectarlos y usarlos repetidas veces si se les cambia el filtro regularmente. Se trata, además, de materiales que siguen disponibles en el mercado.

Gran parte del trabajo se realiza en el Instituto Checo de Informática, Robótica y Cibernética, que forma parte de la Universidad Técnica Checa. Según el jefe de proyectos de esta sección, Vít Dočkal, esta tecnología se facilitará a empresas que tengan las máquinas necesarias para la producción, para que puedan empezar a trabajar cuanto antes.

“Cualquiera que tenga esta tecnología podría usarla, no solo en la República Checa y en Europa, sino en todo el mundo. Otra opción que barajamos es contar con una o dos empresas checas que tienen la capacidad de hacerlo y que nos ayudarían con los procedimientos de producción”.

Se estima que cuando se produzcan estos respiradores a gran escala, su precio será, además, más asequible. Las impresoras profesionales capaces de llevar a cabo este proyecto son las que usan la tecnología SLS, de las cuales existen ocho en la República Checa.

Asimismo, se espera que otras instituciones públicas y privadas presenten proyectos similares. Por ejemplo, la compañía checa Prusa Research, centrada en la impresión 3D, planea presentar su idea en breve.