La suspensión de los incentivos al cine pone patas arriba al sector dentro y fuera de Chequia

Spider-Man: Lejos de casa

Grandes producciones internacionales buscan otro país para rodar después de que el nuevo Gobierno suspendiera el registro de incentivos. A pesar de que Chequia es de los países que menos incentivos otorga, estas producciones dejan cada vez más millones a las arcas del Estado.

Spider-Man: Lejos de casa  (el barrio Vinohrady de Praga) | Foto: Sony / YouTube

La República Checa, con Praga a la cabeza, es realmente un escenario de película. Tantas producciones de todo el mundo, especialmente las históricas, buscan ambientar sus escenas en Chequia gracias al excelente estado de conservación de sus cascos históricos que, a diferencia de otros muchos núcleos urbanos de Centroeuropa, apenas se vieron afectados por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

En Praga no es raro encontrarse con calles cortadas y actores vestidos como en el siglo XVIII o de soldados nazis hablando por el móvil mientras esperan a que les llegue el turno de ponerse delante de la cámara. De hecho, en los últimos años es cada vez más normal, como confirmó a la Radio Checa Helena Bezděk Fraňková, directora del Fondo Estatal de Cinematografía.

Helena Bezděk Fraňková | Foto: FB Státní fond kinematografie

“Desde el año 2018 la demanda para efectuar rodajes en la República Checa ha crecido de manera notable debido a que plataformas como Amazon o Netflix han comenzado a producir contenidos propios”.

Sin embargo, la llegada del Gobierno de Petr Fiala hace unas semanas y su decisión de comenzar el año con unos presupuestos provisionales hasta que  tenga preparados los nuevos a finales de marzo, provocó que el Fondo Estatal de Cinematografía tuviera que detener la semana pasada el registro de producciones extranjeras para recibir incentivos. Estos, que cuentan con la devolución a las productoras del 20% de los gastos en el país durante los rodajes, son un elemento clave para que las compañías se decidan por una u otra localización para sus películas.

Foto ilustrativa: katicaj,  Pixabay,  CC0

Las producciones que ya hubieran sido aprobadas durante el año pasado, no tienen nada que temer, el problema es para las que aún no se habían registrado, como expuso a la Radio Checa el productor ejecutivo Václav Mottl.

“Teníamos tres proyectos avanzados con Inglaterra y Estados Unidos, en concreto con el estudio Lionsgate, pero, por desgracia, tenemos que abandonar las negociaciones porque no podemos garantizar que reciban los incentivos y en tal caso tienen que ir a llamar a otras puertas”.

Las producciones cinematográficas, que movilizan a una cantidad ingente de personas y medios, no pueden esperar tres meses para ver qué sucede, ya que tienen cerrados contratos millonarios con actores, equipos creativos y directores. Sin embargo, los efectos de perder estos grandes rodajes, también los notan las compañías locales que colaboran en la producción y que ya han anunciado la cancelación de proyectos.

A cambio de ese 20% de retorno en sus gastos, que en otros países europeos suele ser mucho mayor –por ejemplo, en Eslovaquia ofrecen el 33%–, las productoras dejan millones en el país. Una película como Spider-Man: Lejos de casa, supuso unos gastos de ocho millones de euros solo en Chequia, donde se rodó parte de la película.

En total, las productoras gastaron en Chequia más de 300 millones de euros en 2020 y unos 365 millones de euros en 2019. Sin embargo, el presupuesto destinado a estos incentivos, de unos 32 millones de euros anuales, no ha cambiado en los últimos tiempos a pesar de que el interés es cada vez mayor. Aunque esa cantidad presupuestada luego puede ser aumentada dependiendo de los proyectos que se registren, el sector pide una subida que se ajuste mejor a la situación.

Foto: Česká televize

En cualquier caso, la directora del Fondo Estatal de Cinematografía expuso la semana pasada al nuevo ministro de Cultura, Martin Baxa, toda la transformación que necesita el sistema, contó Fraňková a la Radio Checa.

“Informé al ministro sobre la complejidad de la actividad del Fondo Estatal de Cinematografía, tanto en cuanto a la gestión de los incentivos a la producción como en la planificación de la enmienda a la ley audiovisual, que tiene que transformar el Fondo Estatal de Cinematografía en Fondo Estatal Audiovisual. Ahora el ministro tiene que hacerse una composición con toda esta información e introducirla en la estrategia general presupuestaria del Ministerio de Cultura y después armonizarla con la del Ministerio de Finanzas y la del resto”.

A pesar de las producciones que probablemente no se llegarán a rodar en Chequia por estos tres meses de incertidumbre, no corren peligro todas las que ya están en marcha. Entre ellas, la superproducción de Netflix Extraction, por la que pasará por Praga su protagonista, el actor australiano Chris Hemsworth.