La Socialdemocracia enfrenta una seria crisis

Zdenek Altner (Foto: CTK)

El opositor Partido Socialdemócrata checo, la segunda mayor formación del país, podría quebrar. Esto se debe a las millonarias sumas financieras que el partido debe al abogado, Zdenek Altner, quien en el pasado trabajó para la Socialdemocracia.

Zdenek Altner (Foto: CTK)
El abogado Zdenek Altner defendió los intereses de la Socialdemocracia checa durante el juicio por la sede del partido, la histórica Casa Popular, situada en el centro de Praga. En el año 2000, los socialdemócratas debieron pagarle al abogado por concepto de honorarios 93 millones de coronas, algo más de tres millones de euros. No obstante, según afirma el abogado Altner, debido a que el partido fue aplazando el pago, la suma original se incrementó por los intereses, así como por diversas sanciones vinculadas con ese aplazamiento, llegando a superar los 19 mil millones de coronas, equivalentes a unos 670 millones de euros.

Zdenek Altner (Foto: CTK)
El abogado Altner demandó a la Socialdemocracia, presentando ante el Tribunal Municipal de Praga la solicitud de que sea declarada la quiebra financiera de ese partido. Altner señaló que los socialdemócratas han tenido suficiente tiempo para ajustar las cuentas.

"En vista de la situación surgida, de la falta de disposición de la Socialdemocracia, ya no estoy dispuesto a aceptar un arreglo sin la mediación de los tribunales", dijo Altner.

Algunos miembros de la cúpula del Partido Socialdemócrata temen que el partido pueda quebrar. El líder socialdemócrata, Jirí Paroubek, reconoce parte de la deuda, pero rechaza el pago de toda la suma exigida.

Jirí Paroubek (Foto: CTK)
"Estamos dispuestos a pagar de inmediato los tres millones de euros, pero consideramos que la suma que se nos exige por intereses y sanciones, es exagerada e incluso inmoral", señaló Paroubek.

En su sesión del pasado sábado, el Comité Ejecutivo del Partido Socialdemócrata calificó la situación de sumamente seria. Según fuentes extraoficiales, se debatió incluso la eventualidad de crear una formación política paralela para eludir la desaparición de la Socialdemocracia checa en caso de que el abogado Altner siga rechazando un acuerdo mutuamente aceptable.

El líder del partido, Jirí Paroubek, descarta la creación de una nueva formación y excluye que la Socialdemocracia vaya a desaparecer. Paroubek sigue confiando en la posibilidad de lograr un acuerdo y ofrece al abogado Altner una "compensación razonable".