La República Checa busca la modernización de las relaciones con Cuba

Martin Tlapa, vice ministro de RR.EE. de la República Checa, foto: Ministerio de RR.EE. de la RCh

El vice ministro de RR.EE. de la República Checa, Martin Tlapa, encabezó recientemente una misión política que viajó a Cuba para analizar las posibilidades de acercamiento entre Praga y La Habana. Al vice ministro le acompañó una nutrida delegación de empresarios checos interesados en las nuevas posibilidades que ofrece el mercado isleño.

Martin Tlapa, vice ministro de RR.EE. de la República Checa, foto: Ministerio de RR.EE. de la RCh
Checoslovaquia y Cuba fueron dos firmes aliados políticos y comerciales durante la existencia del llamado bloque soviético. La Revolución de Terciopelo que derrotó al comunismo en Checoslovaquia en 1989, y que significó el regreso del país a la comunidad de países democráticos, representó el enfriamiento de las relaciones entre Praga y La Habana.

Parece que ahora todo eso es cosa del pasado ya que Cuba se encuentra ahora en la mirilla de la mayoría de los países europeos que desean reanudar relaciones políticas y comerciales con la isla. Y la República Checa se ha sumado también a ese grupo de viejo-nuevos amigos.

Praga envía señales a La Habana

El vice ministro de RR.EE. checo, Martin Tlapa, confirmó que su visita deja en claro el interés de Praga por mejorar las relaciones con La Habana.

“Después de mucho tiempo se trata de la primera visita a nivel de un vice ministro de RR.EE. a la isla, lo que demuestra que tenemos interés en que las relaciones checo-cubanas avancen hacia un nivel superior“.

Martin Tlapa en Cuba, foto: Ministerio de RR.EE. de la RCh
El súbito atractivo por Cuba no se limita únicamente a países por separado, la Unión Europea en su conjunto apuesta por entablar un diálogo político con la isla que ayude al desarrollo.

“La situación de cambios que vemos en Cuba repercute en la comunidad internacional y enlaza con el apoyo al desarrollo del diálogo con la Unión Europea”.

Los empresarios checos viajaron a Cuba con la delegación ministerial después de coordinar puntos coincidentes acordes con sus intereses. En este sentido resultó de gran ayuda el análisis elaborado por los expertos de la Cancillería checa.

“Nuestra misión tuvo una parte política-diplomática y otra económica-comercial. Después de mucho tiempo hemos podido presentar empresas interesadas en cooperar en sectores que nosotros consideramos clave para la cooperación mutua. Se trata, por ejemplo de sectores como el agropecuario, alimentario, importantes resultan también las infraestructuras, la industria automotriz, los servicios y no en último lugar la sanidad”.

La deuda cubana

El vice ministro Tlapa destacó la importancia de que a Cuba viajara también una delegación del Ministerio de Finanzas checo, que entre otros asuntos abordó el tema de la deuda cubana.

“Con mi misión viajó de manera paralela una delegación del Ministerio de Finanzas. Su trabajo resultó muy exitoso si tomamos en cuenta que fue confirmada la decisión de solucionar la deuda de Cuba para con la República Checa”.

Martin Tlapa y Teresita González, vice ministra de RR.EE. de Cuba, foto: Ministerio de RR.EE. de la RCh
Los gobernantes de Cuba han enviado al mundo una serie de señales que políticos y empresarios de otros países analizan con el fin de incrementar el diálogo y la cooperación en diferentes ámbitos.

“Nosotros entendemos que Cuba es un país que está cambiando. Que los cambios que tienen lugar son irreversibles. Se pueden palpar en el interés de muchos países que desean entablar cooperación. Se trata, por supuesto, de un país que necesita actualizar una serie de aspectos de su economía”.

El político recalcó que al existir tantos interesados de Europa y América, a la República Checa no le quedará otra alternativa que presentar proyectos realmente llamativos para Cuba.

“No se trata únicamente de definir qué es lo que Cuba necesita, hay que aclarar qué puede hacer de la República Checa un país más atractivo que los demás que desean profundizar la cooperación con Cuba”.

Las relaciones del pasado pueden ser beneficiosas

Checoslovaquia fue un socio comercial importante para La Habana durante la Guerra Fría, pero su lugar lo ocupan hoy empresas y productos de otros mercados. Aún así Praga está convencida de que todavía puede recuperar cierta presencia.

Martin Tlapa e Ileana Núez, vice ministra de Comercio Exteriorde Cuba, foto: Ministerio de RR.EE. de la RCh
“En el pasado, en la época de Checoslovaquia, las relaciones comerciales entre La Habana y Praga, fueron muy diferentes. No es posible volver completamente a las condiciones de entonces, el mundo ha cambiado mucho. Pero sí podemos construir relaciones sobre la base del renombre que tienen los checos y sus productos entre los cubanos”.

Los políticos y empresarios checos comprenden que para tener éxito en su proyecto cubano las relaciones del pasado representarán tan sólo uno de muchos factores.

“Para nosotros es muy importante analizar todas las negociaciones que existieron en el pasado entre Checoslovaquia, y más tarde la República Checa, y Cuba, esto significa el reconocimiento de algunos acuerdos que representan la base jurídica para su modernización y esto puede referirse al acuerdo de protección de inversiones“.

Todo llevará su tiempo

La primera delegación oficial checa que viajó a Cuba motivada por el acercamiento protagonizado por Washington confirmó a su regreso que el aumento del intercambio mutuo es un asunto que llevará su tiempo.

“Existe una serie de componentes que Checoslovaquia suministró a Cuba en el pasado, pero que actualmente entregan empresas, por ejemplo españolas. Nosotros debemos encontrar una solución inteligente, ya sea de cooperación en las actividades existentes, o bien en el marco de la actualización de proyectos encontrar una ventaja entre la competencia. Nuestros empresarios deben comprender que se necesita de mucha paciencia y de relaciones a largo plazo”.

El vice ministro de RR.EE checo, Martin Tlapa, aseguró que Praga está buscando un espacio que favorezca la modernización de las relaciones y el aumento de las actividades comerciales y diplomáticas entre la República Checa y Cuba.