La oposición criticó el trabajo del Gabinete

r_2100x1400_radio_praha.png

El primer ministro checo, Milos Zeman, está contento con la gestión de su Gabinete. Así lo manifestó el jueves en la Cámara Baja al presentar a los legisladores el balance de la gestión del Ejecutivo a mediados de su mandato. La oposición, sin embargo, criticó duramente el trabajo de los ministros.

El primer ministro enumeró ante los diputados los logros de su Gabinete: el rendimiento de la economía está creciendo al igual que el nivel de vida o el aflujo de inversiones extranjeras.El desempleo, por el contrario, está disminuyendo y también en la operación Manos Limpias, una de las principales bazas del Partido Socialdemócrata en la campaña electoral, se han registrado éxitos.Según resaltara Milos Zeman, gracias a la política de su Gobierno han acabado entre rejas también varios desviadores de fondos.

Pero el balance de la gestión gubenamental cosechó ásperas críticas de los legisladores opositores. El presidente del democristiano Partido Popular, Jan Kasal, apuntó que el Gobierno había prometido que su prioridad sería la enseñanza y que no inyectaría ni un centavo a los bancos privados. No obstante, como recordó el líder democristiano, la realidad difere mucho de las promesas: el Gobierno canaliza hacia las casas bancarias privadas ayudas multimillonarias mientras que varias escuelas se encuentran ante un callejón sin salida por carecer de los recursos financieros necesarios para el pago de la calefacción durante el invierno próximo.

El presidente del Partido Cívico Democrático, Václav Klaus, opina,a su vez, que el Gobierno de Milos Zeman abandonó rápidamente las irreales quimeras preelectorales, pero, por otro lado, carece del coraje necesario para realizarles reformas radicales a los sistemas sanitario y de pensiones.