La forma de lucha contra la droga en Chequia, un ejemplo a seguir

Foto: Filip Jandourek

El ministro de Salud checo, Svatopluk Němeček, afirma que la política antidrogas promovida en la República Checa puede servir de ejemplo a muchos otros países. Al informar este jueves en Praga sobre los resultados de la reciente asamblea de la ONU dedicada a esta problemática, el político resaltó que la postura de Chequia ha sido altamente apreciada en ese encuentro internacional.

Foto: Filip Jandourek, ČRo
En la sesión especial de la Asamblea General de la ONU sobre drogas, celebrada hace poco en Nueva York, y a la que asistió también una delegación checa encabezada por el ministro de Salud, Svatopluk Němeček, fue reiterado que los estupefacientes constituyen uno de los más graves problemas de la sociedad moderna. Un avance en esta problemática fue sin embargo que los presentes coincidieron en que la “guerra” contra la droga no ha dado los resultados deseados, según recalcó Svatopluk Němeček.

”Considero de un gran avance que la mayoría de las delegaciones presentes en la sesión reconocieran que la política de represión y de guerra contra la droga ha fracasado totalmente y tiene consecuencias negativas más amplias. Los estados democráticos, incluido Estados Unidos donde hace 45 años surgió la expresión “guerra contra la droga” coincidieron en la necesidad de abandonar ese camino”.

Como recordara el ministro Němeček, en la sesión se dijo que la lucha abierta contra la drogadicción y los narcotraficantes tuvo como resultado el empeoramiento de la situación y la proliferación de la droga en cada vez más territorios. Desde 2008 aparecieron en el mundo 40 millones de nuevos usuarios de estupefacientes, llegando su número global a 246 millones de personas.

Svatopluk Němeček, foto: Filip Jandourek, ČRo
La República Checa puede servir de ejemplo en este aspecto, ya que el tema de la lucha antidrogas es concebido en este país de manera diferente y está dando buenos resultados, indicó Němeček.

”La postura checa se asemeja a la adoptada en general por la Unión Europea frente a la problemática de los narcóticos. En cuanto a las drogas ilegales, hemos optado por un punto medio. No aplicamos la plena prohibición y la criminalización de los usuarios de esas drogas, pero tampoco aceptamos la plena legalización de los estupefacientes”.

Chequia es un gran propagador de procedimientos nuevos que, además de perseguir la reducción del número de drogadictos, quiere proteger a la vez al resto de la sociedad de los peligros secundarios que conlleva la drogadicción, sostuvo Svatopluk Němeček.

Foto: Filip Jandourek, ČRo
”En la República Checa consideramos la drogadicción una enfermedad. Hay países donde el consumo de estupefacientes es considerado un acto criminal, por lo que los drogodependientes llevan una vida ilegal y están fuera de control, lo que puede ser contraproducente. Nosotros aplicamos con éxito programas preventivos, así como tratamientos de rehabilitación de los adictos mediante la sustitución de la droga por metadona por ejemplo. A los drogodependientes les brindamos gratuitamente jeringas y así logramos proteger también a la sociedad mayoritaria de las enfermedades que conlleva la drogadicción y que aquí son mínimos los casos”.

La política antidrogas equilibrada va dando buenos resultados en Chequia. El país figura entre los estados con el menor número de muertos por sobredosis de droga por cada millón de habitantes, concretamente menos de diez casos anuales, y tiene igualmente un reducido número de drogodependientes que resultaron contagiados por el virus VIH o la ictericia.