La estancia de Tycho Brahe en Bohemia

La alegoría de la astronomía (Tablas Rodolfinas)

Antes de morir el 24 de octubre de 1601 en Praga, el famoso astrónomo danés Tycho Brahe expresó: "No viví en vano". Este testimonio nos entregó su colaborador, astrónomo y matemático alemán, Johannes Kepler, quien compartió una parte de la carrera profesional de Brahe en la corte real e imperial de Rodolfo II en la capital checa.

El fundador de la astronomía moderna, Tycho Brahe, evoca automáticamente el misterioso medio ambiente alquimista, ocultista y artístico de la Praga rodolfina en las postrimerías del siglo XVI.

La figura redonda y calva del científico renacentista sirvió también de inspiración literaria. Por ejemplo, el famoso cuentista danés, Hans Christian Andersen, quién visitó en el siglo XIX la Iglesia gótica de Nuestra Señora de Týn, situada en la Ciudad Vieja de Praga, meditó sobre la tumba de Tycho Brahe ante el presbiterio, publicando en 1842 en Copenhague una reflexión sobre la ingratitud de los daneses respecto al legado de su célebre compatriota. La reflexión lleva por título "El bazar del poeta".

En junio de 1901, Praga conmemoró el tricentenario del fallecimiento de Brahe. En esa ocasión una comisión oficial exhumó los restos del astrónomo y de su esposa para confirmar su autenticidad. Posteriormente fueron depositados en un ataúd de estaño.

Los festejos capitalinos, acompañados por una exposición de objetos relacionados con Tycho Brahe, impulsaron a varios expertos checos a publicar una serie de estudios científicos. Inspiraron asimismo al oriundo praguense de la comunidad judía, Max Brod, íntimo amigo y salvador de muchos manuscritos literarios de Franz Kafka, para publicar durante la Primera Guerra Mundial la novela "El camino de Tycho Brahe hacia Dios".

La alegoría de la astronomía (Tablas Rodolfinas)
Tycho Brahe no no era solamente astrónomo. Se interesó también por la alquimia, la farmacología y la jardinería. Inventaba aparatos astronómicos, fabricaba papel e imprimía libros. Al mismo tiempo escribía versos en latín, pero en esta disciplina no logró resultados notables.

El científico danés pasó los dos últimos años de su vida en Praga, donde está sepultado. Los checos le conocen principalmente como astrónomo y astrólogo del rey checo y emperador romano-germánico Rodolfo II. Casi se desconocen sus actividades en Dinamarca, sobre todo en el observatorio Uraniborg, en la isla de Hveen.

Por su parte, en la Europa Occidental y Septentrional no se conocen detalladamente los pormenores sobre la estancia de Brahe en Praga. Por ejemplo, en la última edición de la enciclopedia alemana "Brockhaus" podemos leer que el astrónomo danés murió en la ciudad de Benátky nad Jizerou, Bohemia del Norte.

La verdad es que Tycho Brahe pasó una parte de su estancia checa en dicha ciudad, pero falleció en Praga.

Tycho Brahe - Astronomía mechanica
Tras perder el apoyo del rey danés Christian IV, Tycho Brahe aceptó la invitación del emperador Rodolfo II para trasladarse a Bohemia. Brahe se entrevistó por primera vez con su nuevo mecenas mecenas en 1574, en la ciudad alemana de Ratisbona. Al acudir en 1599 a Praga, Rodolfo regaló a Brahe el palacio de Benátky nad Jizerou, donde el huésped danés continuó desarrollando sus observaciones científicas. En aquél entonces le ayudaban los astrónomos Johannes Kepler, de Alemania, y Giordano Bruno, de Italia. Tycho Brahe dio pasos fundamentales no sólo en la formulación científica del universo, sino también en aspectos concretos, como la elaboración de un catálogo de estrellas y estudios sobre los movimientos de la Luna.

Si bien rechazó la hipótesis heliocéntrica de Copérnico, su sistema resultaba una solución de compromiso: la Tierra en el centro, el Sol girando en torno a ella y los planetas, en torno al Sol.

Gracias a la exactitud y sistematismo de sus observaciones y, fundamentalmente, a la colaboración con su discípulo Kepler, Tycho Brahe contribuyó a la crisis definitiva del universo y la física medievales.

Tycho Brahe
Una de las obras clave, en las que trabajó Tycho de Brahe durante su estancia en Bohemia fueron las tablas de planetas. Sin embargo, estas tablas, que se conocen bajo el nombre "Tablas Rodolfinas", fueron publicadas gracias a la iniciativa de Johannes Kepler tan sólo en 1627, en la ciudad alemana de Ulm.

Tycho Brahe murió antes de cumplir 55 años de edad. Se sostiene que el astrónomo danés falleció debido al reventamiento de la vejiga urinaria en un banquete ofrecido por uno de los más célebres noble checos de su época, Petr Vok de Rosenberg.

Así dice la leyenda popular. Pero uno de los médicos de la época nos dejó el testimonio de que el motivo de la uremia se debió más bien a un cólico urinario. La última descendiente de la familia de Tycho Brahe, su bisnieta Isabel Lidmila, murió en 1695, y con ella desaparecen las huellas del famoso linaje danés en el Reino de Bohemia.

Autor: Vít Urban
audio