Científicos checos ayudan a crear el nuevo telescopio europeo en Canarias

El telescopio solar Gregor, foto: www.kis.uni-freiburg.de

Científicos checos desarrollaron un sistema novedoso de óptica adaptativa, que fue instalado en el telescopio solar Gregor, puesto en funcionamiento esta semana en el Observatorio del Teide, en Tenerife. El telescopio es el resultado de la cooperación de astrónomos y técnicos de Alemania, República Checa y España.

El telescopio solar Gregor, foto: www.kis.uni-freiburg.de
Diez años llevó el desarrollo del telescopio solar Gregor, el mayor en Europa y tercero en dimensiones a nivel mundial. El instrumento óptico permitirá observar y estudiar detalladamente el Sol, su fotosfera y su cromosfera, según recalcó Michal Sobotka, del Instituto de Astronomía de la Academia de Ciencias Checa.

Michal Sobotka
”El telescopio servirá para observar la superficie solar, las diferentes partes de la atmósfera del Sol y es capaz de distinguir áreas de apenas unos 70 kilómetros. Esto ayudará a entender los procesos físicos en el Sol que frecuentemente tienen lugar en áreas pequeñas. Podremos pronosticar determinados fenómenos en el Sol que influyen sobre la Tierra, como las erupciones solares y las tormentas magnéticas que pueden causarnos problemas a todos, dañando los satélites o las redes de energía terrestres por ejemplo”.

El telescopio Gregor, que tiene una apertura de un metro y medio, podrá utilizarse también por la noche para monitorear estrellas distantes y comparar su comportamiento con nuestro Sol.

El telescopio solar Gregor, foto: www.kis.uni-freiburg.de
El instrumento óptico es resultado de una estrecha cooperación entre científicos alemanes, españoles y checos. Los astrónomos alemanes de Friburgo se encargaron del desarrollo del espejo primario, tarea que les llevó cinco años debido a sus enormes dimensiones. A los checos les fue encargado el sistema de óptica, sostiene Michal Sobotka.

”La República Checa ha contribuido con 277.000 euros al proyecto, lo que es una suma simbólica. Además, hemos desarrollado un sistema óptico especial que permite modificar las imágenes. Eso es sumamente importante, debido a que este tipo de telescopio crea imágenes que giran y ese movimiento hay que compensarlo de alguna manera”.

Los científicos de Canarias, por su parte, fabricaron un espectrógrafo que estudiará la atmósfera solar en la parte infrarroja del espectro, para hacer mapas detallados de los campos magnéticos del Sol.

El Observatorio del Teide, foto: www.kis.uni-freiburg.de
El telescopio ha sido puesto en funcionamiento justo en el año de una mayor actividad del Sol, cuando son frecuentes intensas tormentas solares. Gregor es considerado como el primer paso para la realización de un proyecto que supone la construcción de un Telescopio Solar Europeo, que dispondrá de un espejo primario de cuatro metros.