La corrupción ataca

Radka Kafková (Foto: CTK)
0:00
/
0:00

La corrupción hace acto de presencia en la sociedad checa. Un nuevo escándalo de soborno empaña la imagen de los funcionarios públicos.

Radka Kafková (Foto: CTK)
La Agencia Checa de Consolidación (CKA) surgió como un instrumento para la reestructuración en el periodo de transformación de la economía checa.

Debería prestar servicios a la hora de surgir dificultades entre instituciones bancarias, imponer transparencia en las operaciones financieras y luchar contra la corrupción. El Estado es el responsable directo de la Agencia.

No obstante, los "intocables" económicos cayeron en desgracia. Radka Kafková, miembro de la Junta Directiva de CKA fue detenida por la policía bajo sospecha de soborno.

En el momento de la detención de la ejecutiva Kafková, los agentes de la policía económica y financiera encontraron varios millones de coronas en efectivo y se sospecha de que se trataba de parte de un soborno.

La policía acusa a Radka Kafková, y a otras tres personas, de querer manipular el precio de acciones y débitos que administraba la Agencia a cambio de sobornos.

El director de la Agencia Checa de Consolidación, Zdenek Cap, sostiene que no comprende de qué manera pudo Káfkova manipular los precios.

"Partiendo del sistema que impera en CKA, no es posible que una persona pueda influir los precios. Pero creo que lo pudo darse fue un abuso de información interna".

De acuerdo con informaciones de la policía económica y financiera, a los sospechosos les fueron congeladas cuentas con más de 420 millones de coronas, unos 15 millones de euros.

La TV checa informó que se sospecha de que los implicados en este caso de soborno disponen también de cuentas fuera del país.

Un informe del Banco Mundial sostiene que la corrupción en el sector estatal de la República Checa crece. Según el documento la cuarta parte de las empresas interesadas en licitaciones públicas recurre al soborno de funcionarios. Una situación similar se registra en Eslovaquia y peor aún en Lituania y Albania.

El Ministerio para el Desarrollo Regional checo elaboró una nueva ley anticorrupción que estima hará más trasparentes las licitaciones públicas y luchará de manera más efectiva contra los funcionarios públicos deshonestos.