La compañía checa Energo-Pro pone en funcionamiento dos presas en Turquía

Foto: Energo-Pro

El grupo energético checo Energo-Pro construyó y puso en servicio recientemente dos grandes presas en Turquía. Se trata de la mayor inversión de Chequia en el sector de la energía hidráulica desde los cambios democráticos en 1989.

Las dos centrales hidráulicas construidas en Turquía por la compañía checa son la de Karakurt, situada en el río Aras, y la de Alpaslan 2, levantada en el río Murat. El coste de estas obras fue de más de 800 millones de dólares, de acuerdo con las informaciones aportadas por Hana Hikelová, portavoz de Energo-Pro, encargada de la realización de los proyectos.

Hana Hikelová, foto: ČRo

El embalse de Karakurt cubre un área de 14 kilómetros cuadrados y el de Alpaslan 2 más todavía, unos 55 kilómetros cuadrados. Las nuevas plantas superaron todas las pruebas correspondientes, tras lo que pudieron ser conectadas a la red eléctrica nacional turca. Por el momento funciona en cada planta solo una turbina, pero las restantes serán puestas en funcionamiento a finales de este año y comienzos del próximo.

Karakurt contará con tres turbinas Francis con una potencia global de 99,5 megavatios, mientras que en Alpaslan 2 habrá cuatro turbinas Francis con una potencia global de 280 megavatios. A modo de comparación, la potencia de la más grande central hidráulica construida en la represa de Lipno, en Chequia, con un embalse de 49 kilómetros cuadrados, es de unos 120 megavatios.

La compañía Energo-Pro fue fundada en 1994 en la ciudad de Svitavy, en Bohemia Oriental. Actualmente administra 38 centrales hidroeléctricas en Chequia, Bulgaria, Georgia y, ahora también, en Turquía. Además, la empresa se ocupa también de la distribución y venta de energía y administra las redes de distribución eléctrica de Bulgaria y Georgia.