La Ciudad del Sur, de jungla de hormigón a un buen sitio para vivir a las afueras de Praga

Edificio del Archivo Nacional, foto: Barbora Němcová

La Ciudad del Sur (Jižní město), situada en la periferia de Praga, es el barrio residencial más grande de la República Checa y uno de los más extensos de Europa Central. En sus 45 años de existencia ha pasado de ser un suburbio gris a una localidad con buena calidad de vida cada vez más solicitada. Con la Ciudad del Sur iniciamos una nueva miniserie de Radio Praga Internacional dedicada a los barrios periféricos de la capital checa. 

Foto: Barbora Němcová

Hasta 1971, las localidades de Háje y Chodov se caracterizaban por sus prados verdes, bosques y estanques, lo que la convertían en un lugar ideal para la construcción masiva de casas prefabricadas de hormigón, conocidas en checo como ‘paneláky’. Con la nueva urbanización, el Gobierno checoslovaco pretendía resolver el problema de la escasez de viviendas en la capital checa, según comenta para Radio Praga Internacional el historiador y cronista del distrito municipal de Praga 11, Jiří Bartoň.

“En Europa entonces estaban de moda las ciudades satélites, famosas en Finlandia, que estaban alejadas de los centros urbanos. En Praga se planificó la construcción de una ciudad satélite situada hacia el sur del centro histórico. A diferencia de otras localidades, los alrededores de Chodov y de Háje tenían algo más; una naturaleza preciosa, áreas para construir presas y, simplemente, un buen trasfondo para una buena vida. Además, el lugar disponía de comunicaciones y conexiones para el suministro de agua potable, electricidad y el resto de necesidades para vivir”.

Foto: Barbora Němcová

Las primeras excavaciones en los prados verdes de la localidad de Háje se realizaron en otoño de 1971. En los primeros años, el aspecto del barrio estaba lejos de los planes originales, que contaban con un centro urbano, zonas verdes y una abundante infraestructura social.

“La intención era construir un conjunto autónomo para 100 000 habitantes. Actualmente, viven aquí aproximadamente 76 000 personas. Durante la realización del proyecto se enfrentaron dos conceptos. Por un lado, la idea era construir un nuevo distrito municipal autosuficiente, y por otro se requería el mayor número posible de viviendas. Después de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, en Europa escaseaban las viviendas. En los años cincuenta, la atención se centró en la renovación y la ampliación de la industria a expensas de la construcción de viviendas, que quedó al margen. No obstante, había muchas personas con la necesidad de un techo. Así que se construían departamentos, pero no aparecía la infraestructura necesaria para el bienestar. Los intereses de los arquitectos en realizar edificios atractivos se suprimieron con el fin de construir el mayor número deviviendas en el menor tiempo posible”, explica Bartoň.

Panlestory de Věra Chytilová,  foto: Bontonfilm

Los primeros habitantes se mudaron a la Ciudad del Sur en 1976, concretamente a las casas prefabricadas de la calle Hviezdoslavova. Las viviendas se entregaron a los inquilinos antes de que se pudieran construir las aceras o las tiendas o se sembrara el césped. Aquella época queda retratada al detalle en la película 'Panelstory' de la directora checa Věra Chytilová.

Una vecina de la localidad, Miroslava Eichnerová, se mudó a la Ciudad del Sur hace tres décadas, y recuerda las molestias causadas por la falta de infraestructura, comenta.

“En el barrio faltaban comunicaciones cuando nos mudamos. Me acuerdo de que había barro por todos lados y yo iba a trabajar con los zapatos sucios. Después me fui a vivir al extranjero y regresé 20 años después. Y veo muchos cambios: una infraestructura social mucho mejor, tiendas y también bosques. Tal vez extraño más tiendas pequeñas y cafeterías. El mayor problema, que me desespera, es el estacionamiento. Hoy, cuando casi cada familia tiene más de un coche, hay escasos lugares y uno tiene que dar muchas vueltas para encontrar uno libre. Salvo esta molestia, estoy contenta. Es un lugar bien comunicado, el metro está cerca y hay autobuses”.

“Jižák”, una ciudad de ensueño

La estación del metro Opatov,  foto: Ralf Roletschek / Wikimedia Commons Free Art License 1.3

La infraestructura social es actualmente una de las mayores ventajas de la localidad. Anteriormente, la gente pasaba mucho tiempo en autobuses repletos para llegar al centro de Praga. En 1980 se prolongó la línea C del metro hasta la Ciudad del Sur, que actualmente cuenta con cuatro estaciones: Roztyly, Chodov, Opatov y Háje. Los vecinos llegan al centro de la ciudad en aproximadamente 15 o 20 minutos. Casi todos los habitantes de la Ciudad del Sur tardan menos de cinco minutos en llegar desde su casa a una estación o parada del transporte público. Por su parte, más del 70% de las viviendas se encuentran a un máximo de cinco minutos de una guardería y la mayoría de los habitantes llegan caminando a un supermercado, un centro deportivo o un parque infantil en menos de diez minutos. Otra de las ventajas es la presencia del centro comercial más grande de la República Checa, que se encuentra en Chodov, y cuyas más de 300 tiendas facilitan el abastecimiento de los vecinos. En sus cercanías se encuentra también el extenso centro administrativo The Park, con oficinas de numerosas empresas internacionales. Por la localidad conduce la autopista D1, la más larga del país, que comunica la capital con la ciudad de Brno y continúa después hacia Ostrava.

La estación del metro Háje,  foto: Barbora Němcová

La Ciudad del Sur, conocida entre los praguenses coloquialmente como Jižák, se hizo conocida a nivel nacional tanto por la película 'Panelstory' como por la canción 'Jižák' de la banda de hip-hop Manželé: “Jižák es una ciudad de ensueño, el hormigón está por aquí y está por acá”, dice la letra de la canción publicada en 1986. Desde entonces, el aspecto de la localidad ha cambiado significativamente. Aunque las casas prefabricadas de hormigón siguen en su lugar, su aspecto gris ya es pasado: ahora están remodeladas, térmicamente aisladas, lucen colores alegres y están rodeadas por zonas verdes.

El barrio de Jižní město,  detrás Milíčovský les,  foto: Barbora Němcová

La vegetación abundante es precisamente una de las mayores atracciones de la Ciudad del Sur; más del 40% de su superficie está cubierta de verde y parques. En pocos minutos, cualquier habitante de la localidad llega desde su casa a uno de los bosques locales: Kunratický y Milíčovský. Este último es uno de los lugares más frecuentados por los vecinos para caminar, hacer picnics, correr o montar la bicicleta en una de sus numerosas rutas, que se están ampliando año tras a año. A principios del siglo XX, iba a cazar a ese lugar el archiduque Francisco Fernando d´Este, que fue asesinado en 1914 en el atentado en Sarajevo que desencadenó la Primera Guerra Mundial. En verano, muchos vecinos se dirigen a nadar a la Presa de Hostivař que ofrece una rica variedad de deportes acuáticos.

La Ciudad del Sur no tiene solamente “paneláky”

Además de numerosas casas prefabricadas de hormigón uniformes, la localidad ofrece otros edificios de interesante arquitectura, señala Bartoň.

Archivo Nacional,  foto: Barbora Němcová

“El único edificio histórico de la zona es el Fortín de Chodov (Chodovská tvrz) que data de finales del siglo XIII y principios del XIV. En ese lugar se celebran varios eventos culturales, como un festival de violín, entre otros. Con la construcción del barrio aparecieron otras obras de las que podemos estar orgullosos, como el nuevo edificio del Archivo Nacional, que guarda muchos documentos estatales y es colorido y alegre. Tenemos aquí también el Archivo de Bohemia Central y de la Capital de Praga. No son edificios tristes, tienen unas salas de estudio y depósitos muy bellos”.

En la Ciudad del Sur se encuentran asimismo sucursales de ministerios y otras instituciones importantes. La obra más emblemática de la Ciudad del Sur son dos torres de pisos conectadas con un puente. Con sus 81 metros de altura, el edificio conocido por el nombre Kupa, representa el bloque de casas prefabricadas más alto de Chequia. Actualmente, sus viviendas albergan a agentes de policía y bomberos. En la planta 22 se encuentra un restaurante con unas vistas únicas a la ciudad.

El barrio cuenta asimismo con numerosos centros deportivos, desde campos de fútbol y voleibol exteriores e interiores, una pista de curling, gimnasios, y hasta un gran centro acuático. De acuerdo con Jiří Bartoň, la evolución de la localidad va por buen camino.

Foto: Barbora Němcová

“Es muy agradable saber que el espacio se va desarrollando hacia algo mejor. Aunque como patriota no me gusta, tengo que asumir que los principios no eran muy alegres, porque faltaba infraestructura. Pero el barrio está evolucionando. Actualmente, alrededor de las estaciones de metro se están realizando nuevas obras. Es agradable sentir que el lugar tiene vida y se dirige hacia algún lugar”.

Una infraestructura social cada vez más elaborada, la presencia de zonas verdes y los precios de viviendas aún asequibles, convierten a la Ciudad del Sur en una localidad cada vez más solicitada, especialmente por parte de familias con niños.

13
50.03187788411236
14.523939931115248
default
50.03187788411236
14.523939931115248