La ciudad de Strakonice I - el presente

r_2100x1400_radio_praha.png

La meta de nuestra excursión será esta vez la ciudad de Strakonice, en Bohemia sudoccidental. La ciudad, de 24 mil habitantes, es un importante centro industrial de la región, conocido en primer lugar por su secular tradición de la producción textil. Strakonice juega un importante papel también desde el punto de vista militar: es sede del mando de la 43 brigada de defensa anticoheteril.

La tradición de la producción textil en la ciudad de Strakonice data del siglo XV, explica Ivana Ríhová, directora del Museo regional, con sede en Strakonice.

"En 1482, el entonces propietario del feudo de Strakonice, Jan de Svamberk, fundó el primer gremio de sastrería en la ciudad. Ese mismo año fundó también el gremio de pañería y con ello colocó los cimientos de la posterior industria textil en esta localidad. Los pañeros cooperaron estrechamente con los criadores de ovejas, ya que de la lana de las ovejas se tejían las medias que formaban una parte indispensable de los trajes típicos de aquí".

Ivana Ríhová precisa que la pañería fue sustituida a principios del siglo XIX por la confección de feces.

"En 1805 visitó la ciudad un comerciante de la ciudad austríaca de Linz. Trajo consigo un modelo de fez y pidió a los pañeros locales que le confeccionaran varias piezas. Se quedó tan satisfecho con el resultado que decidió trasladar la confección de estos gorros a la ciudad. Éstas son las raíces de la fábrica Fezko, que además de gorros producía también sombreros y otras coberturas para la cabeza, así como otros productos de textil".

En la actualidad, la producción de Fezko se concentra en cubreasientos para automóviles. La división de sombreros fue comprada recientemente por la empresa Tonak, de la ciudad morava de Nový Jicín, que es el tradicional fabricante checo de sombreros, de fama mundial.

El alcalde, Pavel Vondrys, destaca que Strakonice siempre ha sido una ciudad industrial. La empresa que junto con Fezko emplea a más personas es la fábrica de maquinaria, CZ Strakonice.

"Lo primero que se produjo en CZ Strakonice fueron armas, en concreto pistolas de la marca Fox, que antes se producían en la cercana ciudad de Pilsen. Más tarde, la fábrica se hizo muy conocida por las pistolas CZ, apreciadas en toda Europa en el período de entreguerras. Desde 1924, CZ Strakonice también fabricó armas para el Ejército checoslovaco. En los años veinte, empezó a producir bicicletas y, en los años treinta, motos, por aquél entonces también muy populares en el extranjero. Hoy en día, se trata de una empresa que fabrica un amplio abanico de máquinas para la industria pesada".

Pavel Vondrys señala que gracias a estas dos grandes empresas, así como a la tercera, una fábrica de cerveza, el desempleo en la ciudad se sitúa en el 6, 5 por ciento, mientras que el promedio nacional sobrepasa el nueve por ciento. La alcaldía se esfuerza además por promover las actividades empresariales mediante, por ejemplo, la creación de zonas industriales.

Al desarrollo de la economía local contribuye también el hecho de que en la ciudad haya un cuartel militar. Según matiza Ivana Ríhová, directora del Museo regional, los soldados residieron en Strakonice desde 1750.

"La llegada de los militares en el siglo XVIII hizo que los habitantes se sintieran más seguros, pero sobre todo ayudó a la ciudad desde el punto de vista económico. Los pañeros locales prosperaron gracias a los encargos del Ejército. Sin embargo, en 1825 la guarnición se trasladó a la cercana ciudad de Písek y regresó tan sólo después de la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, está aquí el mando de la 43 brigada de defensa anticoheteril".

El alcalde Pavel Vondrys confirma que la ciudad mantiene muy buenas relaciones con la guarnición.

"Apreciamos mucho la presencia de los soldados porque significa para nosotros un gran número de ventajas. Lo útil que es tenerlos en la ciudad se demostró, por ejemplo, durante las devastadoras inundaciones que afectaron al país en agosto. Los soldados nos prestaron muchos servicios útiles, ayudándonos con su técnica e incluso con sus propias manos a superar los estragos. Pero esto no es todo. Los soldados nos ayudan a organizar eventos culturales y su presencia promueve la economía local".

¿En qué medida afectaron a la ciudad las recientes riadas?

"Strakonice está situada en la confluencia de dos ríos, Otava y Volynka. En el lugar donde confluyen se mide el caudal, que normalmente es de 18 metros cuadrados por segundo. Durante las inundaciones de agosto el caudal sobrepasó los 1600 metros cuadrados, lo que da testimonio de las dimensiones de la catástrofe. Pese a que levantamos barreras de arena de un metro y medio de altura, el agua inundó dos barrios. Tuvimos que evacuar a unas 2300 personas".

Pavel Vondrys subraya que la suerte fue que el agua se retiró tras dos días, sin destruir los edificios ni alterar su estática. Los daños que causó se estiman en unos 250 millones de coronas, unos ocho millones de euros.

El alcalde de Strakonice, Pavel Vondrys, señala que uno de los mayores problemas con que se enfrenta la ciudad es el tráfico.

"En el futuro, quisiéramos construir una circunvalación y disminuir así la circulación en el centro de la ciudad. La mala situación del tráfico tiene relación con las desafortunadas intervenciones arquitectónicas realizadas en los años sesenta y setenta, cuando se demolió un gran número de edificios históricos que durante siglos enteros habían formado la imagen típica de Strakonice. En su lugar fueron construidas casas prefabricadas y monstruosos edificios de estilo comunista".

Ivana Ríhová, directora del Museo regional, confirma las palabras del alcalde.

"Muy a menudo oigo quejas de que Strakonice no tenga una plaza céntrica, un rasgo característico de todas las ciudades históricas en la República Checa. Pero quiero subrayar que esto se debe a la desgraciada intervención urbanística de hace treinta años. Los puentes sobre los ríos Otava y Volynka, situados al lado del castillo, fueron demolidos y en su lugar se construyó uno nuevo, por el que va una carretera de cuatro pistas que en el final del puente confluye sin sentido en dos pistas, lo que causa grandes problemas de tráfico".

Además, un brazo del río Otava que antaño cruzaba la ciudad, creando una parte que hasta hoy se denomina La Isla, fue cegado y el barrio que se encontraba allí, demolido. Se conservó solamente la Iglesia de Santa Margarita, construida a finales del siglo XVI por los burgueses de Strakonice que confesaban el utraquismo, doctrina religiosa que defendía la administración de la comunión a los fieles bajo las dos especies de pan y vino.

El alcalde Pavel Vondrys admite que, debido a la citada intervención urbanística, Strakonice no figura entre las ciudades históricas, visitadas cada año por miles de turistas.

"Pese a ser una ciudad industrial, Strakonice puede enorgullecerse de tener valiosos monumentos históricos, especialmente su castillo gótico. La ciudad se encuentra en el sur de Bohemia, región conocida por un pintoresco paisaje con muchos ejemplos preciosos de arquitectura barroca. A los turistas les podemos ofrecer todo tipo del alojamiento cómodo y una gran variedad de actividades de ocio. Otava es además uno de los ríos preferidos en verano por los aficionados al piragüismo".

Strakonice es también escenario de interesantes eventos culturales. Cada dos años se efectúa allí el Festival Internacional de Gaita, anualmente el festival "Salve Vitas, salve charitas", muestra de la actividad musical de los disminuidos físicos, sensoriales y síquicos, y los denominados "Festejos históricos", con un mercado de artesanía medieval, por mencionar solamente algunos.

10
49.261748000000
13.903453400000
default
49.261748000000
13.903453400000