‘Juntos a la Escuela’, proyecto contra la segregación de los niños gitanos

r_2100x1400_radio_praha.png

Organizaciones cívicas instaron al Estado Checo a que adopte medidas inmediatas para acabar con la discriminación de niños gitanos en el acceso a la enseñanza. Los activistas promueven un proyecto denominado ‘Juntos a la Escuela’ que quiere erradicar la segregación de esos niños en las escuelas.

Juntos a la Escuela
Representantes de trece organizaciones nacionales sin fines de lucro acusaron al Ministerio de Educación de no cumplir la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos del año 2007 que interpeló al Estado Checo a respetar la igualdad de los niños gitanos en el acceso a la educación.

El activista Jan Stejskal señaló que muchos escolares gitanos son enviados injustificadamente a escuelas para niños con dificultades de aprendizaje o con trastornos mentales leves. “La discriminación de los escolares gitanos es una realidad cotidiana. Más de 10 mil menores de esa etnia frecuentan escuelas especiales, o sea, el 27 por ciento de todos los escolares gitanos. Ello a pesar de que la mayoría tiene un intelecto normal. Consideramos injustificable que los maestros traten a los niños gitanos de distinta manera que a los demás escolares”.

Las organizaciones sin fines de lucro promueven un proyecto denominado ‘Juntos a la Escuela’ que persigue impulsar una mayor integración de los niños gitanos en las escuelas. Según Jan Stejskal, los gitanos discriminados en la enseñanza, son discriminados posteriormente en el mercado de trabajo. “Queremos realizar cuanto antes una campaña nacional que trate de eliminar los prejuicios de la sociedad mayoritaria frente a los gitanos. Insistimos que uno de los factores decisivos en la segregación de esa etnia son las posturas de los padres de los escolares y los prejuicios de los profesores frente a los niños gitanos”.

Las organizaciones cívicas confían que el Ministerio de Educación respaldará la iniciativa. También pidieron a la ministra de la cartera, Miroslava Kopicová, a que apruebe una moratoria para que se deje de enviar a escolares gitanos a escuelas para niños con dificultades de aprendizaje. Los activistas promueven crear una red de asistentes que ayudarían con el aprendizaje a los menores gitanos que lo necesiten.