Intervenidos 200 millones de euros en una gran operación contra el blanqueo de dinero

Foto: CTK

La Policía checa realizó ayer una gran operación contra el lavado de dinero. De momento han sido intervenidos más de 200 millones de euros y al parecer existe una conexión con el mercado inmobiliario.

Foto: CTK
La Avenida Nacional, una de las calles principales de Praga, tuvo que ser cortada al tráfico cuando varios furgones de la policía estacionaron frente a la casa de cambio Aktiv Change. Los agentes registraron el establecimiento y las oficinas de la compañía e intervinieron unos 210 millones de euros en dinero negro, aunque la cantidad podría incrementarse a medida que prosiguen las investigaciones policiales.

Al parecer, el dinero estaba preparado para ser lavado y enviado al extranjero. El portavoz de la policía, Roman Skřepek, se extraña de que los delincuentes pensaran que una cantidad tan grande podría pasar desapercibida.

Roman Skřepek (Foto: Christian Rühmkorf)
“Hacer algo así, concentrar tanto dinero negro, es temerario. Cuando se invierte en dinero negro también se tiene que dividir el riesgo. Si alguien hace algo así está actuando contra sí mismo y arriesgándose a una intervención policial”, afirmó.

Aktiv Change es conocida por tratarse de una de las casas de cambio más baratas de Praga, lo que ahora puede explicarse por la necesidad de los propietarios de aumentar el volumen del negocio y así camuflar mejor sus verdaderas actividades. La empresa fue fundada en 2002 y según la Policía, se dedica a esta actividad delictiva desde hace ya varios años.

Según Skřepek, las casas de cambio son especialmente apropiadas para blanquear dinero.

Foto: CTK
“Este tipo de delito se basa siempre en una tienda ficticia en la que hay unos ingresos ficticios que incluso pagan impuestos. El tipo de empresa que elige el criminal depende de la rapidez con la que quiere lavar el dinero, de la cantidad y de otros factores. Las casas de cambio son especialmente propicias porque trabajan con un gran volumen de dinero y hay mucho flujo de efectivo, pero desde luego hay muchas más posibilidades”, explicó.

La casa de cambio es propiedad de un estadounidense y un británico. Este último posee también una empresa de compraventa de inmuebles. Precisamente es en el sector inmobiliario donde la policía sospecha que existen las mayores concentraciones de dinero negro. Hasta el momento la policía no ha realizado detenciones.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio