‘Hrábě’ no es lo mismo que ‘hrabě’

Být znovu dítě, foto: Barbora Kmentová

¡Hola amigos del idioma checo! ¿Preparados para una nueva lección? Esta vez aprenderemos a distinguir ciertas palabras checas que suenan igual o casi igual, pero que tienen un significado diferente.

Být znovu dítě, foto: Barbora Kmentová
Ay, Roman, - chci být znovu dítě -.

Cuidado con lo que dices, Katka, pegar a los niñosbít děti– no está bien. Te pueden acusar de violencia contra los menores.

Pero, ¿de qué estás hablando? Digo que me gustaría ser niña otra vezbýt znovu dítě-.

¡Qué susto me has dado! Pero ves, el checo a veces confunde. –Být–, con y griega, significa ser o estar, mientras que –bít-, con i latina, es pegar.

Y, para no ser poco, tenemos la palabra –byt-, con y griega corta, que es piso o apartamento.

Velké auto, foto: Norbert Schnitzler, Wikimedia CC BY-SA 3.0
¡Vaya lío! Algo parecido sucede con las palabras –mít-, con i latina, y –mýt-, con y griega. Les podrías poner un ejemplo a nuestros oyentes…

Claro. Me gustaría tener un coche grandechtěla bych mít velké auto-.

Como ya se imaginan, la misma frase también puede significar: me gustaría lavar un coche grande. Puedes lavar el mío, si quieres.

Let, foto: archivo de Radio Praga
Ja, ja, ja. ¡Qué gracioso! Entonces, tengan cuidado: -mýt-, con y griega, es lavar, mientras que –mít-, con i latina, significa tener.

Muy bien. ¿Tienes un ejemplo más?

¿Te gusta volar en avión, Roman?

Led, foto: archivo de Radio Praga
Sí.

Y, ¿jugar al hockey sobre hielo?

También. Pero, ¿por qué me preguntas?

Para darte otro ejemplo de palabras homófonas. –Let-, con ‘t’ al final, quiere decir vuelo, mientras que –led-, con ‘d’ al final, es hielo.

Tom y Jerry, foto: YouTube
Pues yo también te voy a hacer una pregunta: ¿Sabes dónde está –myš dobré naděje-?

Ya sé a qué te refieres. A las palabras –mys-, en español, cabo, y –myš-, ratón. Pues, el Cabo de Buena EsperanzaMys dobré naděje- sé donde está, pero el ratón de buena esperanzamyš dobré naděje- no tengo ni idea. Quizás pueda ser Jerry, el de Walt Disney.

Karel Schwarzenberg, foto: Filip Jandourek
Hablando de personajes famosos, ¿tu sabías que el ministro de Relaciones Exteriores checo, Karel Schwarzenberg, es condehrabě -?

Por supuesto. Pero ten cuidado, -hrabě-, conde, no es lo mismo que –hrábě-, rastrillo.

Al igual que –sen-, sueño, es distinto a –seno-, heno.

Imagínate que le dices a una chica que es la mujer de tu heno, en vez de tus sueños…

O que es –kos- en vez de –kost-.

Kos, foto: archivo de Radio Praga
Eso merece una explicación. La palabra checa –kost- significa en español hueso. Pero también se utiliza para expresar que una chica es muy guapa. Se dice –to je ale kost- qué guapa es.

Por su parte, -kos- significa mirlo. Antes se solía llamar así a personas listas, aunque ahora ya no se usa mucho.

Y así podríamos seguir jugando durante horas. Como ven, queridos oyentes, el checo es un idioma muy divertido, especialmente si lo aprenden con Radio Praga.


(Repetición del 9/12/2010)