Hijas de presos políticos de los años 50 graban testimonios para generaciones futuras

Jana Švehlová (a la izquierda) y Věra Pytlíčková (Foto: Martina Schneibergová)

Las separaron de sus padres y humillaron en la escuela, no pudieron estudiar y sufrieron discriminación en el trabajo. Hijas de presos políticos del régimen comunista cuentan sus destinos a estudiantes de la Facultad de Cine y Televisión de Praga en el marco de un proyecto audiovisual educativo denominado Hijas de los años 50.

Jana Švehlová (a la izquierda) y Věra Pytlíčková
“Mi abuela y yo fuimos a buscar a mi madre a la estación de trenes. Llegó de la prisión vestida con una ropa de entrenamiento y una cazadora y llevaba una gran bolsa en la que tenía una naranja. Me la dio y eso fue todo. No me acarició, nada. Y yo ni me acerqué a ella”.

Éste es un fragmento de los 37 testimonios que un grupo de estudiantes de cine documental, bajo la supervisión de la cineasta Helena Třeštíková, filmó con hijas de presos políticos en el período de 1948 a 1960 en la antigua Checoslovaquia. Más de 150 horas de material rodado será editado en DVDs y a partir de otoño distribuido a escuelas y universidades checas y eslovacas.

Veronika Janečková es una de los jóvenes documentalistas que se incorporó al proyecto audiovisual Hijas de los años 50. Sostuvo que quería hacer algo que es necesario y de lo que no se habla mucho.

Veronika Janečková
“Fue curioso venir a la aldea y a la casa donde había ocurrido todo desde el comienzo y comprobar que esa historia continúa. En las oficinas públicas está la misma gente y la señora, con la que filmé, tiene allí hoy los mismos problemas que en el pasado por el simple hecho de ser hija de un preso político”.

Enseñar a la sociedad checa, y en especial a la juventud, la historia contemporánea de su país es el objetivo principal de este proyecto. Věra Pytlíčková, una de sus protagonistas, tenía once años cuando encarcelaron a su padre.

“Mi padre fue detenido en agosto de 1953 como líder de la agrupación juvenil Junák de Vyškov, que estaba prohibida por los comunistas. A pesar de que no se dedicaba a actividades ilegales, fue condenado por traición a la patria a 10 años de prisión, a la pérdida de derechos cívicos y la confiscación de todos sus bienes”, contó Věra Pytlíčková.

Zuzana Dražilová
En caso de conseguir finanzas suficientes, la productora del proyecto, Zuzana Dražilová, desea realizar un ciclo de televisión y un documental para el cine con este tema.

“Creo que una película puede mostrar claramente los principios de las formas ocultas de persecución de cualquier régimen totalitario, es decir no solamente del comunista que vivimos en este país, sino que se refiere también a Cuba, Birmania, Bielorrusia, China. Esta película puede servir como una advertencia”, opinó Zuzana Dražilová.

El proyecto audiovisual Hijas de los años 50 es apoyado por el programa Memoria Activa de la Unión Europea.

Foto: Martina Schneibergová