Havel será miembro del Consejo para el monumento a las víctimas del comunismo

Václav Havel (Foto: CTK)

El ex presidente checo, Václav Havel, aceptó la oferta de pasar a ser miembro del Consejo Internacional para la creación del monumento a las víctimas del comunismo.

Václav Havel (Foto: CTK)
El monumento, que surgirá este verano en Washington, conmemorará más de 100 millones de víctimas de las dictaduras comunistas en todo el mundo. El monumento, de tres metros de altura, será una réplica de la estatua de la Democracia que los estudiantes chinos alzaron en 1989 en la manifestación para la democratización de su país en la Puerta de la Paz Celestial (Tian´anmen).

Dicha escultura fue inspirada por la Estatua de la Libertad estadounidense. Según datos estadísticos oficiales chinos, aproximadamente 500 personas fallecieron y otras 10 mil resultaron heridas durante la intervención de la policía y el Ejército que dispersaron en aquél entonces la manifestación pacífica.

El Consejo internacional para la creación del monumento a las víctimas del comunismo cuenta por ahora con diez miembros. Václav Havel, ex disidente encarcelado varias veces por el régimen comunista checoslovaco, se desempeñará en esa institución, entre otros, con los ex presidentes de Polonia y Hungría, Lech Walesa y Árpád Göncz, respectivamente.

El senador, Martin Mejstrík, coautor de la propuesta de ley sobre la prohibición de la propagación del comunismo, exhortó recientemente al Gobierno checo a que contribuyera a la construcción del monumento, que será creado en base de una ley aprobada por el Congreso estadounidense en 1993.

Lo costes de la estatua ascenderán a 750 mil dólares. Hasta la actualidad, los democristianos y los socialdemócratas contribuyeron a la creación de la estatua.