Gracias a la corona devaluada las exportaciones checas crecieron en 16.000 millones

Иллюстративное фото: Матей Скалицки, Чешское радио

La intervención del Banco Nacional Checo sobre el valor de la corona, situada ahora artificialmente en unas 27 unidades por euro, ha hecho crecer las exportaciones checas en unos 16.000 millones de euros, según afirma la Asociación de Exportadores.

Foto: Matěj Skalický, ČRo
La apuesta del Banco Nacional Checo por una corona débil, que desde 2013 se ha fijado la línea roja de 27 unidades por euro, ha dado los resultados esperados en cuanto a la venta de los productos checos en el exterior. Según la Asociación de Exportadores en los últimos dos años el volumen de pedidos en el exterior ha crecido en unos 16.000 millones de euros.

De hecho, si todo sigue como hasta ahora, la mencionada entidad vaticina que este año se alcanzará la cifra récord de 148.000 millones de euros. La única limitación, apuntan, es la falta de mano de obra, tanto de profesionales cualificados como de simples obreros, que les impide satisfacer la demanda.

La predicción viene motivada por la aceleración en el crecimiento de las exportaciones registrada en el primer trimestre del año. Todo hace esperar un incremento en el segundo trimestre de entre el 7 y el 8%. Según un sondeo del Raiffeisenbank, los empresarios son también ahora más optimistas en cuanto a las ventas en el extranjero que en noviembre del año pasado, pasando de 55 a 59,5 puntos en el índice Index Export.

La bonanza viene explicada, además de por el curso de la corona, que hace la compra de los productos checos más barata, por un aumento en general de la demanda, provocada por el fin de la crisis económica en los países del entorno.

En cuanto a la composición de las exportaciones, la situación política y el embargo europeo a Rusia ha provocado que la proporción que ocupa este país en las ventas checas pase del 3 al 2%. Por otro lado, el vacío lo ocupan con éxito otros países europeos del antiguo bloque soviético, como Rumanía y Bulgaria, según el Raiffeisenbank. Por su parte, mercado iraní, en pleno proceso de apertura, es visto con ojos golosos por los exportadores checos, se afirma desde la entidad bancaria.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio