Gobierno checo privatizó empresas estratégicas por cuatro mil millones de dólares

r_2100x1400_radio_praha.png

El proceso de privatización en la República Checa registró este martes un avance significativo. El Gobierno checo vendió empresas estratégicas de la industria petroquímica y del sector del gas por cuatro mil millones de dólares. Postergó, no obstante, la privatización del sector energético.

El Gobierno checo decidió vender el sector del gas al consorcio alemán RWE Gas. Éste pagará por la empresa Transgas, que posee el monopolio en este país, 133 mil millones de coronas, o sea tres mil quinientos millones de dólares. Se trata de la mayor ganancia obtenida del proceso de privatización en la República Checa.

El Primer ministro, Milos Zeman, está satisfecho; el dinero que ha ofrecido RWE Gas supera en 33 mil millones de coronas la cantidad que el Gobierno checo suponía obtener de la privatización. Los economistas y la oposición política aplauden la venta de Transgas.

También representantes del consorcio alemán se muestran satisfechos. La Penetración en el sector del gas checo le posibilitará a RWE Gas su expansión en Europa Central y su enlace directo con la Gazprom rusa, el mayor exportador de gas de Europa y que ocupa una posición importante también en la República Checa.

El Estado checo obtendrá otros doce mil millones de coronas de la privatización del holding petroquímico Unipetrol. De la licitación salió airosa la empresa checa, Agrofert, respaldada por la firma estadounidense Conoco.

Sin embargo, el Gobierno checo no ha escogido aún al inversionista estratégico para el sector energético del país. La empresa italiana, Enel, el único interesado que cumple las condiciones de la licitación, ofreció por la Compañía Eléctrica Checa 140 mil millones de coronas, cantidad que el ministro de Industria y Comercio checo, Miroslav Grégr, calificó de insuficiente.

La mayor privatización de la historia de la República Checa se posterga así hasta enero. Los ministros dejaron claro que solamente la empresa que sea capaz de pagar más de 200 mil millones de coronas, se adjudicará la Compañía Eléctrica Checa.