Funcionarios británicos regresan a aeropuerto de Praga

r_2100x1400_radio_praha.png

Gran Bretaña reanudará en el aeropuerto internacional de Praga - Ruzyne- los controles de los pasajeros que viajen al Reino Unido.

El escenario político checo está que arde. La derecha está resueltamente en contra de la decisión del gobierno de Milos Zeman de permitir que funcionarios de Migración británicos reanuden los controles de los pasajeros checos con destino al Reino Unido. El líder del Partido Cívico Democrático y presidente de la Cámara de Diputados del Parlamento Checo, Václav Klaus, ha acusado al gobierno de ceder a presiones extranjeras en detrimento de sus ciudadanos y de la soberanía del Estado.

Sin embargo, el ministro de Exteriores checo, Jan Kavan, justifica la decisión del gobierno de permitir la reanudación de los controles como única forma de evitar la introducción del visado obligatorio para los checos por parte de Gran Bretaña. Es que desde que el pasado día 10 fueran suspendidos los controles anteriores, 74 gitanos checos han solicitado asilo político en el Reino Unido.

"Por supuesto que hubiéramos podido rechazar la reanudación de los controles británicos en el aeuropuerto de Praga, pero eso habría dado pie a la introducción del visado obligatorio por parte de Gran Bretaña, lo que considero que habría sido un mal peor", resaltó el ministro Kavan.

También a favor de la decisión del gobierno checo se ha manifestado el relator gubernamental para los Derechos Humanos, Jan Jaráb, alegando que el gobierno se había visto obligado a inclinarse por una de tres posibilidades, que había seleccionada la menos mala, y que la peor de todas habría sido la introducción del visado obligatorio para los ciudadanos checos.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio