Fondo Monetario Internacional presento informe sobre economía mundial

r_2100x1400_radio_praha.png

Desde hace diez años la economía mundial no había estado tan bien como ahora, a pesar de existir amenazas para su estabilidad, como son por ejemplo el incremento del precio del petróleo en los próximos meses y la debilitación del euro.

Según el informe difundido este martes en Praga por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía del planeta crecerá este año un 4,7 por ciento, o sea medio punto más de lo previsto hace cinco meses atrás, y un 4,2 por ciento el año entrante. Estas previsiones de crecimiento son alentadoras en todas las regiones, respaldadas en primer lugar por la economía de Estados Unidos, el crecimiento sólido de Europa y también de la frágil, pero creciente recuperación de la economía de Japón.

El optimismo del informe contrasta, sin embargo, con las amenazas de los adversarios del la globalización que responsabilizan al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial por el aumento de la pobreza en el mundo. Diferentes movimientos ecologistas y contrarios a la mundialización, tanto checos como del resto de Europa, anunciaron que harán todo lo posible para interrumpir de manera pacífica las sesiones de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

Pero bien, a pesar del optimismo los especialistas en la materia destacaron que el Fondo Monetario Internacional no deja nada a la casualidad y de cierta manera se curó un tanto en salud al presentar también una serie de problemas que pueden afectar la economía mundial.

Se hizo énfasis en el impacto que ha provocado el aumento del precio del petróleo, la debilidad del euro, el déficit de EE.UU., el desequilibrio entre las tres grandes divisas del mundo, o sea el dólar, el euro y el yen.

Esta situación amenaza con incrementar los desequilibrios económicos entre los países industrializados, lo que puede llevar a provocar que EE.UU. desacelere su demanda interna, al tiempo que Europa, Asia y Japón la aumenten para estabilizar el crecimiento global.

"Claro está que si la desaceleración del motor económico del mundo es leve, la Reserva Federal de EE.UU. podría necesitar "mayores aumentos de los tipos de interés para contener las presiones inflacionistas y reducir la demanda" se señala en el informe.

En la parte dedicada a la economía checa el informe del Fondo Monetario Internacional no alegró a los especialistas checos, puesto que pronostica un crecimiento de tan sólo el 2,3 por ciento para el año en curso. Al tiempo que resaltaron importantes perspectivas de crecimiento para las economía de países como Polonia y Hungría.

El ministro de Finanzas checo, Pavel Mertlik, insistió en que los cálculos efectuados en la República Checa, por especialistas locales, prevén para este año un crecimiento que oscila entre el 2,5 y el 2,7 por ciento.

Los expertos del Fondo Monetario Internacional resaltaron que la República Checa sobresale, por ejemplo en la evolución de los precios para el consumidor. Para este año la inflación checa se calcula en un 4,9 por ciento, mientras que en lo países vecinos es mucho más alta: en Polonia un 7,3 por ciento, Hungría 8,3 por ciento y Eslovaquia 12,1 por ciento.

Pero bien, como se explicara en la introducción del informe del FMI, la economía mundial atraviesa la mejor situación de los últimos 10 años.

Autor: Federico Picado
audio