Flora de Centroamérica en el Jardín Botánico praguense

r_2100x1400_radio_praha.png

El Jardín Botánico praguense está construyendo en el barrio capitalino de Troya un original invernadero donde estará representada abundantemente la flora centroamericana.

Los especialistas del Jardín Botánico capitalino desean que el invernadero, que abrirá sus puertas el 1 de abril del 2002, sea uno de los mejores de Europa. Según explicara a la prensa el director del Botánico, Jirí Haager, el invernadero, que representará un romántico barranco rocoso, estará en una especie de zanja a un nivel inferior al de la superficie de la tierra. Ello permitirá que se críen en su interior terrazas y, además, que disminuyan los costos de la calefacción.

El nuevo invernadero contará con tres secciones en las que se exhibirán al principio unas 6 mil especies de flora, la mayoría traída por geólogos checos de sus expediciones en el extranjero.

En la primera sección los visitantes podrán admirar plantas de Centroamérica,África del Sur y Madagascar, predominando ejemplares de las sabanas y regiones semidesérticas.

Según destacara el director Jirí Haager, el Jardín Botánico quiere ofrecer algo más que cactos. Por eso exhibirán en el nuevo invernadero las ricas colecciones de plantas traídas hace tres años de Nicaragua. Enseguida los visitantes entrarán en una galería con dos vitrinas iluminadas- en una de ellas se exhibirán orquídeas, y en la otra, una muestra de la naturaleza tropical de Guatemala.

Tras contemplar un acuario gigante con nenúfares y peces, los visitantes entrarán en la sección tropical propiamente dicha donde llamarán su atención primero plantas de dimensiones descomunales, como bambúes y plátanos gigantes.En la sección se exhibirán también ejemplares de la flora de Australia, Polinesia y del sudeste asiático. Frente a un salto de agua de seis metros de alto se construirá una terraza desde la cual los visitantes podrán contemplar este recinto que imitará el ambiente de la selva tropical pluviosa. A ambos lados del salto de agua se erguirán paredes cubiertas por plantas tropicales, incluídos los ejemplares de la colección de orquídeas vietnamitas, una de las más ricas del mundo.

Y después el visitante tendrá que vestir un suéter o una cazadora ya que entrará en la sección del invernadero artificialmente refrigerada donde encontrará plantas de la Cordillera de los Andes, de Nueva Zelanda, Tasmania y las más altas sierras africanas.La colección más representativa de esta sección será la de los rododendros.

Encima del nuevo invernadero se construirá otro, llamado de cultivo, en el que se reservará espacio también a las plantas exóticas incautadas en las aduanas.