Familias y empresas ahorran en Chequia y la economía se resiente

Foto: Khalil Baalbaki, archiv ČRo

Los ahorros han crecido en la República Checa hasta alcanzar su máximo histórico. La incertidumbre ante el resurgimiento de la pandemia ha llevado a los checos a apretarse el cinturón. Las empresas han reaccionado igual.

El consumo es el motor de la economía, como es bien sabido, y los checos han dejado de consumir en este año de coronavirus, cuarentenas y restricciones.

David Marek, foto: ČT 24

No se trata solo de no haber ido de vacaciones a donde se tenía planeado o no haber poder podido ir a cenar a un restaurante con los amigos durante meses. Es más bien una reacción normal ante una situación de inestabilidad e incertidumbre y que es aplicable tanto para las familias como para las empresas, como explicó a la Televisión Checa el principal economista de Deloitte, David Marek.

“Quieren cubrirse las espaldas para que no se repita la situación de primavera, esto es, para no quedarse sin liquidez. Es una cuestión de seguridad. Este dinero no circula y son, por tanto, inversiones no realizadas. Eso no es bueno para la economía”.

Además, los bancos han permitido a muchos de sus clientes particulares y privados no pagar los plazos de sus hipotecas o préstamos, lo que también ha ayudado a hinchar las cuentas bancarias. En la actualidad, los firmantes de un 15% de los préstamos han aprovechado la moratoria aprobada por el Gobierno. Pero esta termina en octubre y puede que algunos puedan verse finalmente en apuros.

Foto: Michal Jarmoluk, Pixabay / CC0

Por otra parte, el Estado ayudó a los autónomos, por ejemplo, que no tuvieron que demostrar pérdidas para recibir la subvención durante los meses del cierre del país, como tampoco tuvieron que pagar su cuota desde abril a agosto.

En definitiva, todo un cúmulo de circunstancias que han provocado que el ritmo al que crecieron los ahorros en el segundo trimestre del año sea el mayor de la historia en la República Checa, según los datos del Instituto de Estadística. Los hogares suman unos 7780 millones de euros más en sus cuentas corrientes que a principios de año. En el caso de las empresas, sus ahorros han crecido en unos 2800 millones de euros.

Las Navidades se acercan. Si la situación no vuelve a estar bajo control con el coronavirus, podría ser que el periodo de mayor gasto cada año y, por tanto, de mayores beneficios para los comerciantes, resulte en un nuevo golpe para la economía.