Exposición al aire libre recuerda ocupación soviética de Pilsen en 1968

Pilsen, agosto de 1968 (Foto: CTK)

“Pilsen, 21 de agosto de 1968 – Testimonio sobre el día en que se acabaron las esperanzas”. Así se titula una exposición fotográfica que recorre los dramáticos momentos de la ocupación de la capital de Bohemia Occidental por las tropas de la Unión Soviética y Alemania del Este en el año 1968.

Pilsen, agosto de 1968 (Foto: CTK)
La exposición consiste en más de 90 fotografías ubicadas en 21 bastidores al aire libre en el Parque Křižík de Pilsen, acompañadas por artículos de la época, aparecidos en el periódico regional Pravda. El autor de las imágenes es el fotógrafo Jiří Plzák quien las guardó en secreto durante cuarenta años en casa sin presentir que un día serían expuestas al público. Las fotos de su archivo las eligió Zdeněk Roučka.

“Cada fotografía histórica tiene su contenido. Mi idea fue ofrecer una imagen auténtica del 21 de agosto de 1968, es decir no mostrar solamente a soldados soviéticos en tanques y a los habitantes de Pilsen chocados e indignados, sino también fotos de diversas inscripciones y carteles pegados en edificios y de todo lo que acompañaba esos tristes acontecimientos”.

La exposición enfoca el día 21 de agosto describiendo el transcurso de la invasión hasta altas horas de la tarde cuando las tropas soviéticas se retiraron a las zonas de alrededor de la ciudad. Sin embargo, se exponen también fotos de la primavera de 1968, cuando tuvieron lugar en Pilsen los festejos de la liberación de la ciudad de los nazis por el Ejército estadounidense, según explica el comisario de la exposición, Zdeněk Roučka.

“El 5 de mayo de 1968 unas siete mil personas se pudieron reunir libremente, por primera vez desde 1948, en el lugar del antiguo monumento estadounidense llamado U práce. Se celebró la fiesta estudiantil Majáles, que estaba cargada de euforia y de lemas irónicos y sarcásticos. Por ejemplo, hay una foto en la que unos estudiantes llevan un retrato del antiguo presidente de la República Antonín Novotný y por encima se ve una pancarta con la inscripción: Es peligroso tocar las estrellas”.

La exposición la cierra simbólicamente una serie de fotografías del 5 de mayo de 1969 cuando otro intento de conmemorar la liberación de la ciudad por los estadounidenses fue dispersado a la fuerza por la policía y las llamadas Milicias Populares comunistas, grupos armados de obreros.

Zdeněk Roučka apuntó que el cuarenta aniversario de la invasión soviética a Checoslovaquia viene en un momento oportuno para los checos.

“Somos testigos de las dramáticas negociaciones sobre el radar estadounidense y las reacciones de Rusia al respecto. Creo que cada uno, si quiere, puede reflexionar si hay alguna conexión entre la situación actual y el pasado”.

La exposición “Pilsen, 21 de agosto de 1968 – Testimonio sobre el día en que se acabaron las esperanzas” permanecerá instalada hasta el 5 de septiembre.