Eva Pilarová: primera dama del jazz checo

Eva Pilarová, foto: Anefo, Wikimedia Commons, CC0 1.0

Una de las cantantes de este país más renombradas, Eva Pilarová, falleció hace una semana a los 80 años de edad tras prolongados problemas de salud. En este espacio musical conmemoraremos los mayores éxitos de esta cantante.

Eva Pilarová, foto: Anefo, Wikimedia Commons CC0 1.0

Eva Pilarová poseía una excepcional voz soprano que tenía un alcance de más de tres octavas. Dicen que su voz encantó incluso a Louis Armstrong, que actuó en 1965 en Praga. La cantante, que ha pasado en los escenarios musicales unos sesenta años, siempre destacó por su gran carisma, temperamento y una perfecta manera de entonar y frasear.

En su repertorio había numerosos éxitos musicales. Eva Pilarová se hizo popular como intérprete de famosos duetos con los cantantes Waldemar Matuška y Karel Gott. En su repertorio figuraron numerosos éxitos, como por ejemplo las canciones “Ah, el amor divino”, “Oliver Twist”, “Noche y día”, y “Es peligroso tocar las estrellas”.

Eva Pilarová, foto: Adam Kebrt, ČRo
La cantante comenzó su carrera profesional en 1960 en el teatro Semafor de Praga, que sirvió de trampolín también a muchos otros renombrados cantantes del país, como Karel Gott. Pilarová llegó al teatro tras estudiar dos años canto de ópera en la Academia Musical Janáček de Brno.

Más tarde, triunfó tres veces en el concurso Ruiseñor de Oro como intérprete más popular del país. Por primera vez se impuso en el año 1964, más tarde sumó otras dos estatuillas, en 1967 y 1971. Pilarová actuó en muchos festivales internacionales, desde Berlín hasta La Habana. Actuó en varios musicales y filmes.

En los años noventa, la cantante volvió a dedicarse más al jazz y al swing. Entre sus ídolos figuraba Ella Fitzgerald. Para algunos expertos nacionales, Pilarová se convirtió incluso en la primera dama del jazz checo.

A pesar de gozar de una gran popularidad entre el público, Eva Pilarová cayó en desgracia y entró en la lista negra del régimen comunista en los años 60 del siglo pasado cuando su marido Milan Pilar emigró a Occidente y dejó a la cantante en Praga con un hijo pequeño.

La intérprete luego tuvo prohibido dar conciertos y no pudo regresar a los escenarios hasta varios años más tarde. En los años 80, Pilarová superó un cáncer, a pesar de que los doctores le pronosticaron medio año de vida como máximo.

En 1993, la cantante recibió el disco de platino por un millón y medio de copias vendidas y siguió siendo muy popular hasta su muerte.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio