EU critica a la República Checa por la deuda pública

El ministro de Hacienda checo, Miroslav Kalousek, hizo frente a una dura crítica por el estado de las finanzas públicas del país en la cumbre de la Unión Europea, efectuada esta semana en la capital belga, Bruselas.

Los políticos checos no han aprovechado el período de prosperidad que vive el país para poner en orden los presupuestos estatales; los ingresos obtenidos gracias al incremento económico no han sido utilizados para reducir el déficit presupuestario; van postergando las reformas del sistema de pensiones y del sector sanitario. De esa forma, la República Checa no cumple con el programa de convergencia que la obliga a reducir las deudas estatales. Este es el mensaje que la Unión Europea envió desde Bruselas a Praga.

El analista económico David Marek advierte de que situación actual es grave.

"La República Checa no ha aprobado las medidas necesarias para cumplir con el programa de convergencia, y el próximo año podría hacer frente no sólo a la crítica sino también a las respectivas sanciones", dijo el experto.

Vladimír Pikora
La República Checa se había comprometido con que el presupuesto estatal no superaría el 3,3 por ciento; no obstante, actualmente alcanza casi los cuatro puntos. El analista Vladimír Pikora especifica las eventuales sanciones que la UE podría imponer a este país.

"Praga no es miembro de la eurozona, así que no puede ser multada, pero en caso de que supere repetidamente el límite del déficit presupuestario, la Unión podría congelar a la República Checa una parte de los fondos de la ayuda regional", recalcó Pikora.

Miroslav Kalousek
El ministro de Hacienda, Miroslav Kalousek, admitió que la crítica es justificada. Por otro lado, ha traído desde Bruselas por lo menos una noticia buena para el Gobierno checo: la Unión Europea apoyó por primera vez la reforma de las finanzas públicas que el Gabinete tiene previsto presentar en un futuro próximo a la Cámara de diputados.