Enigma arqueológico de un monasterio

dablova_bible1.jpg

Esta vez les hablaremos de un enigmático hallazgo arqueológico en un antiguo monasterio benedictino en Bohemia Oriental. En el monasterio masculino fueron halladas sepulturas de mujeres y niños.

Los aqueólogos checos hallaron en el monasterio de Podlazice, en la comarca de Chrudim, algo muy extraño: sepulturas de mujeres y de niños. Por ahora los científicos no saben por qué decenas de mujeres y niños fueron enterrados en el monasterio masculino de monjes benedictinos.

Es posible que la iglesia del monasterio haya servido a los habitantes de las aldeas vecinas. Sin embargo, ello vulnera los principios de la regla benedictina, sostiene Jan Frolík del Instituto de Arqueología de la Academia Checa de Ciencias.

La mayoría de las sepulturas de niños se remonta al siglo 14. Es la época del máximo florecimiento del monasterio. Los arqueólogos hallaron dos enterramientos de niños hasta en el claustro adonde tenían acceso sólo los monjes. La existencia de las sepulturas representa una infracción a la regla benedicitina. No se conoce caso similar en otros monasterios benedictinos checos.

Las excavaciones arqueológicas se llevaron a cabo en Podlazice en relación con las reparaciones del templo barroco de Santa Margarita que fue construído en el siglo 18 en el lugar del monasterio derruido. Los trabajos arqueológicos en Podlazice continuarán.

El monasterio de Podlazice es conocido como el lugar donde fue creado a principios del siglo 13 el mayor manuscrito medieval del mundo, denominado Códice Gigas o también la Biblia del Diablo. El gigantesco libro cuyas dimensiones son de 90 por 50 centímetros fue pillado por las tropas suecas del Castillo de Praga, en 1648, durante la Guerra de los Treinta Años. Actualmente se encuentra en Estocolmo.

A la creación de la Biblia del Diablo se refiere la siguiente leyenda: Hace mucho tiempo vivía en un monasterio de benedictinos, en el pueblo de Podlazice, un monje que había cometido un grave delito. La comunidad religiosa dictó su implacable veredicto: como castigo, el monje sería enterrado vivo en el interior de un muro.

El desesperado monje ofreció que para la expiaxión de su culpa y una mayor gloria del convento benedictino escribiría en una noche el mayor libro jamás visto en el mundo. Nadie se lo creía, pero al final le trajeron una pluma, gran cantidad de pergamino y un tintero, y el monje se puso a copiar la Biblia.

Escribía lo más rápidamente que podía, consciente de que estaba en juego su vida, pero a medianoche se dio cuenta de que no acabaría la obra a tiempo. Llamó entonces al diablo para que le echara una mano. Éste apareció en un instante y el monje le vendió el alma a cambio de su ayuda.

El libro fue terminado al amanecer. Era un espléndido manuscrito que ocultaba en sus páginas la imagen del propio diablo, reza la leyenda sobre el surgimiento del la Biblia del Diablo, creada en el monasterio benedictino de Podlazice. La imagen del diablo es impresionante: mide 90 centímetros de alto.