En Chequia también encontrarán falsos amigos

Foto: Sanja Gjenero, Stock.xchng

Bienvenidos a nuestro minicurso del checo, en el que nos encontramos con algunos falsos amigos, es decir, con las expresiones que en una forma igual o parecida aparecen tanto en checo como en español, y a veces pueden causar unas confusiones graciosas.

Foto: Archivo de ČRo 7
No me vas a creer lo que me pasó hoy. Quería apuntarme a un gimnasio -tělocvična-, que encontré en mi barrio -čtvrť-, entré, y de repente vi a un montón de niños gritando y corriendo con sus mochilas por los pasillos. Me di cuenta de que este gimnasio no me convenía, así que me fui. Luego me enteré -dozvěděl jsem se- de que no era un gymnasio, sino un liceo que en checo se llama -gymnázium-.

Son cosas que pasan. Yo cuando estuve en España y no sabía ni jota del español -neměla jsem ponětí-, también me pasó una cosa graciosa. Al pagar con la tarjeta de crédito en un supermercado, la cajera -pokladní- me pidió echar una firma -podepsat se- al tiquet. Yo me estaba preguntando a mí misma si los españoles serían tan emprendedores para que todo el mundo tuviera una empresa, que en checo llamamos -firma-, ya que me pidió escribir su nombre. Enseguida me di cuenta de que una firma es lo que llamamos en checo -podpis-.

Foto: imagerymajestic, FreeDigitalPhotos.net
¡Qué locura! Pero eso no es todo -ale to není vše- lo que me pasó el mismo día. Al salir del liceo, un niño me gritaba: -pa pa-. Por un momento me asusté, pensando en lo peor -myslel jsem na nejhorší-; que a lo mejor tenía un hijo desconocido.

Bueno, pues ya te habrán dicho que -pa pa- es una interjección de saludo de despedida coloquial -hovorový pozdrav na rozloučenou-, muy a menudo utilizado por los niños -děti-, y también es muy popular entre amigos.

Para ser el checo un idioma tan diferente, hay bastantes palabras parecidas -podobná slova-. Pero claro, en muchos casos, su sentido -smysl- no tiene nada que ver -nemá nic společného- con el de las expresiones españolas.

Foto: Uschi Hering, Stock.xchng
A mí me pareció muy divertido cuando me presentaron a un hombre, que ahora es un buen amigo mío -můj dobrý přítel-. Cuando se presentó diciendo: -Yo soy Paco, me eché a reír -rozesmála jsem se- y no pude parar -nemohla jsem přestat-. El pobre se estaba mirando en el espejo, por si tenía algo extraño en la cara, pero no encontraba nada. Luego me disculpé -omluvila jsem se- y le expliqué -vysvětlila jsem mu- que en checo la palabra -pako- es una expresión coloquial para una persona inútil.

Lo mismo pasa con la palabra débil, ¿verdad? Un amigo checo me contó que su jefe -šéf- español un día le dijo que se sentía muy débil -slabý- y que se iría a su casa. Mi amigo, en vez de compadecerse con él -soucítit s ním, se puso a reír a carcajadas, porque -debil- es una palabra checa vulgar que designa a una persona débil de intelecto.

Foto: Kristýna Maková
También uno se puede quedar confundido con el imperativo del verbo bajar. En checo la palabra -bacha- es una interjección -citoslovce- coloquial para expresar la advertencia ¡ojo! o ¡cuidado!, y solo se diferencia por su forma escrita, ya que en vez de la jota se escribe –ch-. Una vez, estaba a punto de bajar de un barco, y mi amigo me gritaba:-baja, baja ya, y yo casi me caigo del susto al agua, pensando que gritaba: "¡Cuidado!"

Una buena historia me pasó cuando estuve buscando una parada de autobús -autobusová zastávka-. Claro que no me acordé -nevzpomněl jsem si- de la palabra checa, y como tenía prisa, le pregunté en español a un hombre, a ver si tenía suerte y me entendía. El hombre me contestó: -ano, paráda-. Esto en checo significa - sí, estupendo. Los españoles a veces se quedan asombrados que –ano- es la expresión afirmativa checa.

Foto: Archivo de ČRo 7
Yo, a veces, hablando español, me confundo con una expresión checa afirmativa coloquial que suena -no-, la que en español significa justo lo contrario -pravý opak-. La utilizamos muy a menudo al estar de acuerdo -souhlasit- o confirmar -potvrdit- algo. Así mismo la utilizamos -používáme- como respuesta si alguien nos dirige la palabra -osloví nás- o al coger el teléfono -zvednout telefon-. Cuando vivía en España, mi jefe me preguntó si me parecía bien que me subieran el sueldo. Yo, como no me lo esperaba y estaba emocionada, le dije asintiendo con la cabeza:-no, no, no. Me miraba como si fuera una loca -blázen-.

Un día, yendo por la calle, vi a una mujer muy elegante -elegantní žena-, sin embargo, en la parte trasera de su americana -sako- llevaba una mancha -flek- tremenda. Quería advertírselo -upozornit ji-, sin embargo, no sabía cómo. Así que le dije: -tu ropa está manchada, señalando con el dedo su espalda. Pero en checo la palabra tu significa aquítady- y ropa en checo es una expresión para el petróleo. Ya te imaginarás como me estaba mirando la mujer. Parecía un loco -blázen- que acabó de encontrar un yacimiento del petróleo en plena Plaza de Venceslao -Václavské náměstí-.

Esto es todo por hoy, sin embargo, entre checo y español aún existen más falsos amigos, los que presentaremos en una de las próximas ediciones. ¡Hasta pronto!