En Chequia disminuye la piratería informática

r_2100x1400_radio_praha.png

El porcentaje del software pirateado suele ser uno de los indicadores del desarrollo de los países. Mientras que en Occidente este porcentaje es relativamente bajo, en los países del Este es bastante elevado. Es interesante que en la República Checa ha disminuido últimamente la piratería informática.

Para las grandes productoras de software, el uso ilegal de sus programas representa un serio problema. Se estima que por este concepto perdieron el aòo pasado 12 mil millones de dólares. La última evolución en este campo ha sido analizada en su informe por la Business Software Alliance en cuyas actividades participan representantes de las más importantes firmas de software que operan en el mercado mundial. Sus conclusiones son sorpresivamente favorables para la República Checa.

La cantitad del software robado está disminuyendo a nivel mundial y Chequia se ha portado en este sentido extraordinariamente bien. Según el informe de la Business Software Alliance, el software utilizado ilegalmente representa en la República Checa el 42 por ciento. A primera vista no es una cifra brillante si la comparamos con la vecina Alemania. Sin embargo, Chequia ha alcanzado el mejor resultado entre todos los países poscomunistas. En Rusia, por ejemplo, los programas informáticos pirateados representan el 90 por ciento de todo el software utilizado en el país.

Según la Business Software Alliance, en la República Checa se utiliza menos software robado que en Grecia, Espaòa e Irlanda. Esta organización en la que están representados los líderes mundiales de software opina que los buenos resultados alcanzados por Chequia se deben a su eficaz colaboración con los órganos estatales del país. Y, efectivamente, no hay duda de que en la República Checa se han realizado en los últimos aòos exitosas operaciones antipiratas que han tenido una amplia publicidad.

Si la piratería informática ha registrado un descenso en Chequia, ello se debe también el hecho de que las potenciales empresas infractoras empiezan a tener presente que hoy en día la Policía checa ya cuenta con especialistas en informática. Además, la Business Software Alliance no desfallece en su esfuerzo por conseguir que las firmas piratas sean castigadas con rapidez y contundencia, en otros casos inédita en este país.

No obstante, la estricta división entre los buenos y los malos al parecer no existe en el mundo de la infomática. Es que algunos usuarios checos tienen la impresión de que las condiciones en que se ven obligados a adquirir los programas se parecen a la piratería, esta vez practicada por las firmas de software. Mencionan, por ejemplo, los precios exhorbitantes que éstas les cobran, la instalación de servicios innecesarios, etc.,etc.

Los especialistas checos critican también la orientación unilateral de la Business Alliance a la represión e intimidación, incluida la página WEB destinada a las delaciones donde el empleado puede denunciar que su empresa utiliza un software robado. Representantes de algunas empresas checas acusan a la Business Software Alliance de defender los intereses de tan sólo algunas compaòías, sobre todo los de Microsoft.

Por otro lado, los especialistas locales temen que el aòo próximo la República Checa no vuelva a registrar tan buenos resultados en la lucha contra la piratería informática. El Gobierno se propone elevar el IVA sobre los productos informáticos de los actuales 5 por ciento a los 22 por ciento. En caso de pasar la propuesta en el Parlamento, los vídeojuegos, por ejemplo, encarecerían un 16 por ciento. Pagarían más también los usuarios de programas tales como Word, Excel y Word Perfect. Los especialistas opinan que es una insensata invitación a copiar los programas ilegalmente.