Empresas alemanas indemnizarán a los esclavos del Tercer Reich

r_2100x1400_radio_praha.png

Un millón de personas que tuvieron que realizar trabajos forzados en el Tercer Reich, de ellas unas 80 mil procedentes de las tierras checas, serán por fin indemnizadas. Las empresas alemanas constataron que con el rechazo de las demandas colectivas por parte del tribunal estadounidense fue lograda la requerida "paz jurídica" para realizar la indemnización.

Representantes de la industria y banca alemana condicionaron la indemnización a la obtención de los tribunales norteamericanos de la garantía judicial de que, al comenzar a indemnizar a las víctimas de los trabajos forzados en la Alemania nazi, no les sean presentadas nuevas demandas colectivas.

Todo parece indicar que este último obstáculo fue superado el lunes, cuando el tribunal de Nueva York rechazó otra de dichas demandas colectivas. Las empresas alemanas reaccionaron dando a entender que estaban dispuestas a empezar a entregar las primeras compensaciones financieras.

El último paso ha de darlo ahora el Parlamento alemán, que debe aprobar que las empresas alemanas estén suficientemente protegidas respecto nuevas demandas colectivas y dar así el visto bueno a las indemnizaciones. Sin embargo, el Canciller alemán, Gerhard Schröder, enfatiza que se trata de un asunto meramente técnico y que los primeros pagos podrían efectuarse a partir de julio.

Los esclavos del Tercer Reich, o sus descendientes, serán indemnizados de un Fondo en el que tanto el Gobierno como las empresas alemanas depositarán cinco millones de marcos. De esa cantidad 423 millones marcos serán percibidos por las víctimas checas de los trabajos forzados.