Eliška Junková

Fuente: Centros Checos/FDULS

Eliška Junková es una legendaria piloto checa de automovilismo. Compitió en las carreras más prestigiosas de su época: en la carrera de monte de Klausenpass, dos veces en el Targu Florio de Sicilia y una vez en el circuito de Nürburgring.

Precisamente Targa Florio, una de las competiciones más difíciles del mundo, marcó el auge de su carrera. En 1928 terminó con su Bugatti 35B en el quinto lugar y como primera entre los competidores particulares, es decir los que no pertenecían a ningún fabricante. Y eso a pesar de enfrentarse a problemas técnicos. Se trata de uno de los resultados más extraordinarios en la historia del automovilismo femenino. La carrera de Junková se vio interrumpida por el trágico accidente de su esposo Čeněk Junek. No volvió a competir pero nunca dejó de interesarse en el motorismo, y se esforzó por apoyar a los pilotos checos al igual que el desarrollo del motorismo en general. Fue una de las organizadoras de la legendaria carrera 1000 millas checoslovacas que se celebró en los años 1933, 1934 y 1935. Tuvo también gran mérito en la creación de autódromo de Brno.

El proyecto de ilustraciones “Mujeres checas que hicieron historia” se ha inspirado en el 100 aniversario de la legalización del voto para las mujeres checoslovacas en 1920 y el 200 aniversario del nacimiento de la escritora Božena Němcová. Se trata de un proyecto en el que colaboran los Centros Checos, los estudiantes de la Facultad de Diseño y Arte Ladislav Sutnar de Pilsen, coordinados por Renáta Fučíková, y Radio Praga Internacional.