Elegimos a un nuevo presidente

Foto: Filip Jandourek / Archivo de ČRo
0:00
/
0:00

Hola, amigos. ¿Qué tal están? Probablemente no se les haya escapado que la República Checa actualmente celebra sus primeras elecciones presidenciales directas. Por tanto, esta edición del Hable Checo con Radio Praga la dedicaremos a la enseñanza de algunas expresiones relacionadas a este acontecimiento.

Pražský hrad,  foto: Kristýna Maková / Archivo de ČRo 7
¡Qué locura! Últimamente no se habla de otra cosa que no tenga que ver con las elecciones presidenciales -prezidentské volby-. ¿No te parece? -nezdá se ti?

Sí, es verdad. Pero no es de extrañar -není divu-. Para los checos es un gran evento -velká událost-, ya que antes el mandatario era elegido por las dos Cámaras del Parlamento -obě komory Parlamentu-. Sin embargo, ahora por primera vez, votan -volí- los ciudadanos -občané-.

¿Qué condiciones -podmínky- hay que cumplir para convertirse en candidato presidencial -prezidentský kandidát-?

¿Qué pasa, estás pensando presentar tu candidatura -kandidovat- la próxima vez?

Bueno. Las vistas desde el Castillo de Praga -Pražský hrad-, la sede del presidente -prezidentské sídlo-, me encantan; viajar también me gusta, pero lo demás…. Con lo que me cuesta controlar la marcha de mi propia casa, no me imagino hacer lo mismo con todo el país.

Bueno, en caso de que cambies de opinión -pokud si to rozmyslíš -, para presentar una candidatura, en primer lugar, tienes que haber cumplido los 40 años de edad. Luego es necesario conseguir -získat- 50.000 firmas de los ciudadanos -podpisy občanů- que estén acordes con tu candidatura, o bien el apoyo -podpora- de, por lo menos, veinte diputados -poslanci- o diez senadores -senátoři-. Al entregar las firmas al Ministerio del Interior -Ministerstvo vnitra-, los candidatos tienen que componer un comité electoral -volební výbor- de 3 a 5 personas, que se encargarán de la financiación -financování- de la campaña electoral -volební kampañ-, que es una parte muy importante de todo el proceso electoral -volební proces-.

Foto: Filip Jandourek / Archivo de ČRo
Sí, ya me he fijado que los candidatos no se la toman a la ligera -neberou ji na lehkou váhu-. Estas campañas son tan intensas, que a veces me da miedo abrir el frigorífico, porque temo que aparezca algún hombre con corbata -muž s kravatou- ofreciendo propaganda electoral.

Pero a lo mejor tendrá efectos positivos, ya que a los colegios electorales -volební místnosti- acudió más de 60% de los ciudadanos con derecho a voto -volební právo-. Es una participación electoral -volební účast- muy alta y exitosa -vysoká a úspěšná-.

¿Cuántas vueltas electorales -volební kola- se celebran?

En caso de que en la primera vuelta algún candidato obtenga la mitad más uno de los votos -nadpoloviční většina-, se convierte en Presidente inmediatamente.

Lo que esta vez no ocurrió -to se tentokrát nestalo-.

Por eso se celebra la segunda vuelta -koná se druhé kolo-, a la que pasaron los dos candidatos que consiguieron más votos.

Parece que será un duelo muy parejo -velmi vyrovnaný duel-. ¿Cuántos años se queda el presidente en su cargo -ve své funkci-?

Foto: Filip Jandourek / Archivo de ČRo
El período de funciones -funkční období- es de 5 años y la misma persona puede ser elegida dos veces -dvakrát-.

¿Qué responsabilidades -povinnosti- y competencias -pravomoci- tiene?

El presidente representa al país en el extranjero -reprezentuje zemi v zahraničí-, ratifica las leyes aprobadas por el Parlamento -podepisuje schválené zákony- y puede vetarlas -vetovat je- y devolverlas a las Cámaras del Parlamento, entre otros. También es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas -vrchní velitel ozbrojených sil-.

¿Y puede declarar amnistías -udělovat amnestii-, verdad?

Sí, qué raro que se me haya olvidado nombrar esto. Se trata de una competencia especial –zvláštní pravomoc-. Sus raíces están en la época de la monarquía y permite al presidente perdonar o reducir las penas impuestas por los Tribunales -odpustit nebo snížit tresty uložené soudem-.

Bueno, pues, espero que gane el mejor y que represente bien al país.

Ya veremos -uvidíme-!