Elección directa del presidente podría hacerse realidad

Václav Havel, Foto: CTK

El sucesor del presidente checo, Václav Havel, podría ser elegido por los ciudadanos. El Partido Socialdemócrata y la "Coalición", que negocian sobre la formación de un gobierno conjunto, barajan la posibilidad de la elección directa del presidente de la República.

En los debates sobre el programa del futuro Gobierno, los representantes de la Socialdemocracia Checa y de la "Coalición", integrada por el democristiano Partido Popular y la Unión de la Libertad, abandonaron la decisión de buscar un candidato común para la presidencia de la república.

Václav Havel, Foto: CTK
En vez de deliberar quien sería la persona más adecuada optaron por proponer una enmienda de la Constitución que permita a los ciudadanos checos elegir directamente a su presidente.

Para ello necesitan, no obstante, conseguir en la Cámara de Diputados la mayoría constitucional de 120 votos, de la cual no disponen. Los socialdemócratas y la "Coalición" alcanzaron en las recientes legislativas 101 escaños en el Parlamento de un total de 200. Contra la elección directa del presidente estará el Partido Cívico Democrático, que ocupará 58 escaños, y probablemente también el Partido Comunista, con 41 diputados.

El vicepresidente de los comunistas, Miroslav Ransdorf, no descarta, sin embargo, la posibilidad de apoyar los cambios constitucionales, en caso de que sean equilibrados. Al ser elegido directamente, el presidente dispondría de un mandato más fuerte, explicó Ransdorf.

El nuevo presidente de la República será elegido en enero de 2003, por lo que el futuro Gobierno desea enmendar la Constitución cuanto antes. Pero el tiempo no debe ser necesariamente un impedimento, opina el vicepresidente del Partido Socialdemócrata, Stanislav Gross. El país puede existir unos meses sin presidente de la república. Las elecciones presidenciales directas podrían celebrarse en mayo de 2003.