El servicio en la legión extranjera ya no es punible

r_2100x1400_radio_praha.png

Un tribunal checo indultó por primera vez a un ciudadano que confesó que había prestado sus servicios en la legión extranjera de Francia. Resulta que por el crimen de servir en algún ejército extranjero, el código penal checo estipula una pena de hasta 8 años de prisión.

Todo parece indicar que parte de la magistratura checa tiene una opinión diferente sobre el servicio militar de los ciudadanos checos en los ejércitos de otros países. Mientras que hasta el momento la Justicia checa sentenciaba a todos los legionarios checos, el Tribunal Regional de la metrópoli morava de Brno dictó ayer, martes, otro veredicto - el de indulto.

El acusado era Jirí Drábek, joven de 26 años, quien había confesado ante el tribunal que entre 1989 y 1996 había sido miembro de la legión extranjera de Francia. Durante ese tiempo había recibido cinco órdenes, incluido el más alto galardón que otorga la legión. "Me siento orgulloso de ello", afirmó Jirí Drábek ante el tribunal.

Según la legislación checa vigente, Drábek tenía que haber pedido para ello el correspondiente permiso al Presidente de la República, cosa que, según confesó, no había hecho. El legionario se defendió afirmando que a la mencionada solicitud hay que adjuntar un certificado de que el ejército extranjero realmente aceptará al candidato. Según Drábek esto resulta imposible, puesto que antes del ingreso a la legión, el candidato tiene que pasar por numerosas pruebas muy exigentes y nadie es capaz de predecir los resultados de las mismas. "Nadie otorgará ese certificado con antelación", aseguró Drábek ante el tribunal.

Pese a que confesó haber violado las leyes checas, Jirí Drábek fue indultado por el tribunal. Según explicó el presidente del tribunal, Vlastimír Cech, Francia es un país democrático y, además, desde el año pasado también aliado de la República Checa en el marco de la Alianza Noratlántica. El tribunal tomó en consideración también el hecho de que Jirí Drábek había pasado la mayor parte de su servicio en la legión extranjera francesa como miembro de la misión de paz en Sarajevo.

La legión extranjera, que surgió en 1831, es muy popular en Francia. Pese a formar parte del Ejército francés, tiene un estatuto especial. Cuenta con unos 40 mil miembros provenientes de más de cien países. En sus filas hay, supuestamente, 200 legionarios checos, de los que la mayoría está violando las correspondientes leyes checas con su participación en la legión.