El rockero rebelde Jiří Schelinger cumpliría 70 años

Jiří Schelinger, foto: archivo personal de Milan Schelinger, CC BY-SA 3.0

El popular cantante Jiří Schelinger falleció prematuramente hace 40 años. Su muerte sigue encubierta de dudas hasta hoy día.

Jiří Schelinger,  foto: archivo personal de Milan Schelinger,  CC BY-SA 3.0

En los años 70, Schelinger figuraba entre los cantantes checos más populares. El intérprete había recibido un don divino, tenía una inconfundible voz ronca. Además era un auténtico rebelde rockero parecido a Mick Jagger. El cabello rubio y unos sensuales labios lo convirtieron en un ídolo de las fans checas.

Foto: Supraphon

Schelinger iba a ser fontanero pero no terminó la formación profesional. Cumplió 17 años en 1968. Tras la ocupación de Checoslovaquia por parte de los ejércitos del Pacto de Varsovia fue arrestado junto a unos amigos suyos, ya que por Praga distribuían carteles que exhortaban a los ocupantes a que se largaran a casa.

Su primer gran éxito lo grabó en 1972. Entonces cantaba con el grupo Faraon liderado por Karel Šíp. La canción se llamaba Casa de Palomas.

Jiří Schelinger - Holubí dům (1972)

Tras cierto tiempo Schelinger fichó por el grupo de František Ringo Čech. Con su banda grabó varios discos de larga duración. Las radios nacionales ponen hasta hoy día canciones de Faraon como René, yo y Rudolf; Alambres de hacer punto; Dandi del balneario; El verano contigo; y Dicen que soy un mero loco.

Quería hacer una música más dura

Con el tiempo comenzaron las disputas con el líder de la banda. Schelinger quería hacer una música más dura y tocar heavy metal. Para que el régimen se lo permitiera, tuvo que cantar en espectáculos televisivos oficiales muy lejanos a la música que quería hacer. También realizó una gira por la Unión Soviética y Polonia, donde con el grupo hicieron de teloneros a la banda Smokie.

Jiří Schelinger,  foto: archivo personal de Milan Schelinger,  CC BY-SA 3.0

De todas formas, el ambiente bajo el régimen comunista no era idóneo para el heavy metal. Así que Schelinger escribía sus canciones “para la gaveta”. Sufría una presión interna enorme. Poco a poco se convirtió en un rebelde, borracho y agresor. En 1980 se encontraba en su auge profesional, pero de vez en cuando tenía que redimirse por no tocar la música que quería con alguna “payasada”. Su válvula de escape la encontró en la marihuana.

Jiří Schelinger/F.R.Čech - dobové záběry (8mm film)

En abril de 1981 el cantante se fue a Bratislava. De este viaje no regresó a casa. La versión oficial dice que en la capital eslovaca fanfarroneó con un conocido suyo a ver quién saltaba de un puente al río Danubio.

Pero según los familiares de Schelinger, su muerte fue obra de la policía secreta comunista, ya que el intérprete resultaba incómodo al régimen que gobernaba entonces en Checoslovaquia. Una de las versiones cuenta que a Schelinger y su amigo se les juntó en un restaurante un hombre desconocido enviado por la policía secreta con el deber de mandarlo al otro mundo.

La tumba de Jiří Schelinger en el cementerio de Olšany en Praga,  foto: David Sedlecký,  CC BY-SA 3.0

El cuerpo del cantante fue encontrado después de casi un mes en el Danubio, pero nadie, ni siquiera sus familiares, pudo identificarlo. Qué pasó de verdad seguirá siendo un secreto para siempre. Lo cierto es que el salto del puente al Danubio, el 13 de abril de 1981, puso fin a la carrera de una leyenda del rock checo.

El cantante entonces estaba preparando un disco titulado Terremoto. El álbum fue lanzado al mercado recién en 1993, cuando fue editado en forma de homenaje a Schelinger. Hace dos años fue lanzado el álbum Terremoto 2 que incluía el resto de las piezas sin editar hasta entonces que Schelinger tocaba en los conciertos antes de morir.

Jiři Schelinger - Jahody mraženy