El Primero de Mayo sin los comunistas y nunca de otra manera

Jan Ruml (a la izquierda) Foto: Martina Schneibergova

Por segundo año consecutivo la Confederación de los Presos Políticos y la iniciativa "Con una camiseta contra el comunismo" festejarán el Primero de Mayo en la planicie de Letná de Praga para advertir de la persistente influencia negativa de los comunistas en la sociedad checa.

Jan Ruml (a la izquierda) Foto: Martina Schneibergova
Durante más de cuarenta años los comunistas dominaron este país convencidos de que su gobierno estaría en el poder a perpetuidad. En noviembre de 1989 miles de ciudadanos rechazaron en la planicie de Letná el totalitarismo en Checoslovaquia. Más de 17 años después los adversarios del régimen que ha causado la muerte de más de cien millones de víctimas en todo el mundo volverán a reunirse en el mismo lugar para festejar el "Primero de Mayo sin los comunistas y nunca de otra manera".

El lema principal de los festejos es la disolución del Partido Comunista, indicó el vicepresidente de la Confederación de los Presos Políticos, Mirko Stastný.

"No queremos que se repita lo que ocurrió en el año 1948 cuando el Partido Comunista simplemente disolvió los partidos democráticos, encarceló a sus líderes y asumió el poder en Checoslovaquia".

En el evento participará el diputado sueco Göran Lindblad quien presentó a la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa una resolución que condena el régimen comunista. El texto de la misma se leerá en la reunión en Letná.

El ex disidente Jan Ruml apreció que un político de un país que jamás ha vivido un régimen totalitario propone la creación de una comisión de expertos que de manera inequívoca denuncie todas las atrocidades del comunismo para que éstas sean juzgadas por un tribunal internacional al igual que lo hizo el proceso de Nuremberg con el nazismo.

Jan Ruml opina que todavía hay tiempo para ajustar las cuentas con el comunismo.

"Puede durar mucho tiempo pero yo soy optimista. La desnazificación en Alemania se llevó a cabo en los años 60, es decir quince años después de la Segunda Guerra Mundial. Tras 1945 el país era administrado por personas que habían sido militantes del NSDAP, tratándose de jueces, fiscales, funcionarios públicos o profesores. Tan sólo la joven generación empezó a preguntar a sus padres sintiendo su responsabilidad por Alemania. Estoy convencido firmemente de que en la República Checa pasará lo mismo".

Entre los invitados a los festejos del Primero de Mayo figurará también el ex secretario de Estado canadiense David Kilgour quien denunció el tráfico ilegal de órganos de los presos de conciencia chinos. Por su parte, el ingeniero chino Zhao Ming contará su experiencia de un campo de trabajos forzados.

Los participantes en el evento podrán visitar un "museo al aire libre del comunismo" o las "islas sin libertad" que recordarán los crímenes del totalitarismo en Cuba y Corea del Norte, por ejemplo. El programa de la tarde incluirá ocho horas de conciertos en los que tocarán los grupos The Plastic People of the Universe, Garage, Prazský Výber II y muchos otros.