El presidente Zeman buscará la reelección

Miloš Zeman, foto: ČTK

El presidente checo, Miloš Zeman, dio a conocer que volverá a presentar su candidatura en las elecciones presidenciales que tendrán lugar en la República Checa a principios de año. El controvertido político entusiasmó a sus seguidores, mientras que causó horror en el bando de sus opositores, que le reprochan, sobre todo, su orientación prorrusa, su vulgaridad y excesiva afición al alcohol.

El cañonazo de Zeman

Miloš Zeman, foto: ČTK
“Las declaraciones deberían sonar como un cañonazo y no deberían quedar envueltas en un puré verbal. Por eso anuncio que decidí volver a presentar mi candidatura para la presidencia”.

Con esas palabras Miloš Zeman anunció su decisión de volver a luchar por la presidencia de la República este jueves por la noche en el Castillo de Praga en la gala efectuada con motivo del cuarto aniversario de su inauguración.

Nada más pronunciarlo, el mandatario recibió ovaciones de pie de aproximadamente un millar de sus fieles seguidores invitados a la fiesta.

La edad y el cansancio han sido los argumentos que hablaban en contra de la candidatura de Zeman, de 73 años de edad. Pero los factores a favor al final prevalecieron, según explicó este viernes en una rueda de prensa.

Miloš Zeman, foto: Filip Jandourek, ČRo
“El primer factor es el apoyo de la sociedad. Me muestro un poco escéptico en cuanto a las preferencias de voto, pero sé que cuento con un amplio apoyo de los ciudadanos. Me consideraría cobarde de engañarlos. El otro factor es que este trabajo me gusta. Es una labor hermosa que me da la posibilidad de servir a la República Checa y defender sus intereses”, resaltó.

Zeman promete no atacar y no hacer campaña preelectoral

Zeman adelantó que no realizará ninguna campaña preelectoral.

“Me comprometo a no atacar a mis rivales. Si alguien arremete contra mí, no voy a responder. No voy a participar en los debates televisivos o radiofónicos. O sea que con humildad encomendaré mi destino a las manos de los ciudadanos de este país y respetaré plenamente su decisión”, subrayó.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
En 2013, Zeman derrotó en la segunda vuelta a su rival, Karel Schwarzenberg, y desde entonces sigue contando con un amplio apoyo de la sociedad, por lo que su decisión se esperaba, según opinó el primer ministro, Bohuslav Sobotka.

“De no haber presentado su candidatura, habría causado una desilusión a mucha gente”, indicó el jefe de Gobierno.

Por su parte, la oposición se muestra espantada por el hecho de que Zeman pueda volver a ocupar el puesto presidencial por otros cinco años, según expresó el jefe del partido TOP 09, Miroslav Kalousek.

“Para mí y mi partido es importante que él no defienda la presidencia. Nosotros deseamos tener un presidente demócrata, que respete la Constitución y las tradiciones constitucionales, que no ponga en duda a nuestros aliados y dirija con resolución nuestro país hacia Occidente”, mencionó.

Otros candidatos

Por el momento no está claro cuántos candidatos desafiarán a Zeman en la lucha por la presidencia. Tres personas habían adelantado su interés por presentar su candidatura: el empresario y letrista Michal Horáček, el empresario Igor Sládek y el médico y activista Marek Hilšer.

Además, se barajan otros tres nombres, como mínimo, que podrían entrar en la batalla por el cargo presidencial: el jefe de la Academia de Ciencias, Jiří Drahoš, el ministro de Defensa, Martin Stropnický, y el ex embajador checo en Estados Unidos y Rusia, Petr Kolář.

Los deslices presidenciales

La orientación prorrusa y prochina, eso es lo que suelen reprocharle a Zeman sus opositores, en general. El Consejo Europeo lo tildó, además, de islamófobo. El presidente indignó además a la sociedad con varios deslices: tras presentarse ebrio en público, usar vulgaridades en sus declaraciones radiofónicas y lanzar afirmaciones sin verificación.

Su estilo divide la sociedad en dos bandos implacables: por un lado sus seguidores de tomo y lomo, por otro sus detractores, que no lo soportan y que han convocado en el pasado varias manifestaciones para protestar contra él.

Miloš Zeman fue jefe de la Cámara de Diputados entre los años 1996 y 1998, y primer ministro checo entre los años 1998 y 2002.

En 2003, por primera vez presentó su candidatura en las elecciones presidenciales, pero fracasó cuando al final no recibió el respaldo ni siquiera de algunos parlamentarios socialdemócratas que lo habían nominado.

Zeman se retiró entonces de la política y tras la presidencia de diez años de Václav Klaus, en 2013, volvió a presentar su candidatura para triunfar esta vez en las primeras elecciones presidenciales directas en la República Checa. El politólogo Rudolf Kučera opina que Zeman ahora vuelve a presentar su candidatura por ser una persona sumamente ambiciosa.

“La decisión es un asunto personal de él, que no tiene nada que ver con la gran política. Es un esfuerzo tenaz de mantenerse en un cargo dirigente a toda costa. Él se muestra obstinado, ambicioso, no toma en cuenta su estado de salud, simplemente quiere probarlo una vez más”, opinó el experto.