El poder adquisitivo de los checos se acerca al de Portugal y Grecia

r_2100x1400_radio_praha.png

Aunque el salario promedio sigue siendo en la República Checa, después de diez años de la transformación económica, mucho más bajo que el de los países comunitarios, el poder adquisitivo de los ciudadanos checos se acerca al de Portugal y Grecia. Esto se desprende de los datos recién publicados por la Organización para la Cooperación el Desarrollo Económico.

Este dato, que indica que los checos pueden adquirir hasta la mitad de lo comprado por los ciudadanos de la Unión Europea, se debe al bajo precio al consumidor que alcanza en la República Checa al 39% de los precios promedio en los países comunitarios.

Esto significa que a pesar de lo bajo que son los salarios checos en comparación con los de la Unión, los ciudadanos checos pueden adquirir lo mismo que los portugueses y los griegos y dos veces menos que los alemanes.

Además, los salarios de algunos empleos alcanzan el nivel de los sueldos que estas profesiones suelen recibir en los países comunitarios. Se trata en primer lugar de especialistas en tecnologías informáticas y de los directivos de escalón medio.

El bajo precio al consumidor corresponde a los bajos gastos en los servicios y en la vivienda, ya que el alquiler y los precios de energía están sometidos en la República Checa a una rigurosa regulación estatal. Los precios de los alimentos y de los artículos industriales son, por su parte, equivalentes a los precios habituales en la Unión Europea.

Los economistas del Banco Mundial senalan, no obstante, que los salarios checos no se acercarán en el futuro próximo al promedio comunitario. Para que la economía checa alcance el nivel de la Unión Europea dentro de diez años, el Producto Interno Bruto debería aumentar cada año el 6, 7%.

Después de tres años de la recesión, la economía checa reflotó el año pasado y su productividad aumentó al 3, 1%.