El Pilsen es campeón

Foto: ČTK
0:00
/
0:00

El Viktoria Pilsen revalidó el título liguero. Los cerveceros cantaron el alirón a cuatro jornadas para el fin del torneo tras derrotar en casa al colista, el Baník de Ostrava, resultado que condena definitivamente al club moravo al descenso a la Segunda División.

Foto: ČTK
Una contundente serie de 16 victorias consecutivas en la liga garantizó el título al Pilsen incluso a falta de cuatro jornadas para el fin de la liga checa de fútbol.

Según lo esperado, los rojiazules cantaron el alirón ya este sábado tras derrotar cómodamente al colista, el Baník de Ostrava, por 2-0, gracias a los goles de Hrošovský y Kolář, pero el momento decisivo se produjo en la jornada anterior, cuando batieron a su perseguidor, el Sparta de Praga, según destacó el capitán de los cerveceros, Roman Hubník.

Roman Hubník (a la izquierda), foto: ČTK
“Primero quisiera destacar que antes de eso habíamos ganado partidos difíciles, a pesar de no jugar muy bien, tanto en Olomouc como en Liberec por 1-0, eso fue importante. Por supuesto, decisiva fue la victoria que logramos la semana pasada en el estadio del Sparta. De haber ganado ellos podrían haber reducido las distancias en cinco puntos, pero por el contrario nosotros allí abrimos la brecha en 11 puntos, así que nos creamos la posibilidad de celebrar el título en casa a cuatro jornadas para el fin de la liga”, subrayó el zaguero.



Karel Krejčí (a la derecha), foto: ČTK
El Pilsen ha ganado su cuarto título, por primera vez bajo la batuta del entrenador Karel Krejčí, que había triunfado dos veces anteriormente como asistente de Pavel Vrba, que actualmente lidera la selección nacional. El técnico además reconoció que tendrá que cumplir una promesa.

“Pavel Vrba me ayudó mucho a avanzar en mi carrera de entrenador. Me alegro de haber podido colaborar con él, para mí fue muy beneficioso. A los muchachos les había prometido que si ganamos el título, me voy a teñir el pelo de los colores del club, así que mi cabeza será ahora de color rojiazul”, expresó feliz el entrenador.

Sigue la lucha por el subcampeonato

Sparta de Praga - Teplice, foto: ČTK
Mientras que el Pilsen está de fiesta, el Sparta de Praga sigue con su rendimiento poco convincente del último mes.

La espléndida cabalgata por Europa pasó factura a los praguenses que avanzaron hasta los cuartos de final de la Europa League, en los que naufragaron contra el Villareal español.

No obstante, el resultado histórico les quitó demasiadas fuerzas a los praguenses, que en la liga sufrieron demasiados pinchazos en la persecución del impecable Pilsen. Este domingo, los rojos volvieron a perder puntos al no poder con el Teplice.

Zdeněk Ščasný, foto: ČTK
El Sparta abrió el marcador de la bota de Konaté, pero perdió la victoria después de que Potočný materializara una falta directa a cuatro minutos del pitido final.

La falta de contundencia fue el motivo del tropiezo de los rojos en la ciudad balneario de Teplice, resaltó el entrenador del Sparta, Zdeněk Ščasný.

“Decidió el hecho de que no logramos agregar el segundo gol que habría sido muy importante. El segundo golpe habría doblegado al Teplice. Creo que tuvimos bastantes ocasiones de contragolpe para marcar. Pero en fin, sacar un punto aquí no está nada mal. Ahora nos basta empatar en casa contra el Liberec y derrotar al Jihlava, así que no sufrimos pánico ni antes de este partido, ni lo sufrimos una vez terminado el choque”, indicó.

Foto: ČTK
Sin embargo, las cuentas teóricas podrían salir traicioneras para el Sparta de cara a su rendimiento actual.

Los praguenses llevan una ventaja de cuatro puntos por delante del Liberec, al que recibirán en casa en la próxima jornada. De perder contra el equipo de Bohemia del Norte pasarían una recta final de la liga muy nerviosa, porque tendrían que ganar tanto en Brno como en casa frente al Jihlava.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio