El piano onírico de Beata Hlavenková

Beata Hlavenková (Foto: Martaflajs, Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0)

Cada vez que lanza un disco cosecha grandes aplausos por parte de los críticos y suele ser galardonada, o por lo mejos, nominada a premios musicales. La pianista Beata Hlavenková en 2013 triunfó con su disco Theodorus en la categoría jazz & blues del prestigioso premio checo Ángel. En 2019 repitió el éxito en la categoría de la mejor intérprete en solitario con su álbum titulado Sně (palabra que evoca en checo sueños, canciones y poemas).

Beáta Hlavenková, foto: Pavel Horák/página web oficial de Beáta Hlavenková

Beata Hlavenková empezó a tocar el piano a los seis años de edad. A los doce años comenzó a componer sus primeras canciones. Al enterarse de su talento, sus padres la enviaron a estudiar al conservatorio Janáček de la ciudad de Ostrava.

Más tarde se graduó en la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos. La experiencia de sus estudios en el extranjero los aprovechó luego al volver a casa a la hora de fundar la cátedra de la interpretación de jazz de la Academia de Artes Musicales de Brno.

Regalo divino

La pianista colaboró a lo largo de su carrera con destacados artistas del país, como Lenka Dusilová, Iva Bittová y Věra Martinová. En 2013, Hlavenková lanzó su segundo disco de estudio en solitario bajo el nombre griego Theodoros que significa “regalo divino”.

Foto: Animal Music

Precisamente así calificaron luego los expertos en música checos este disco de la pianista. El trabajo, que ofrece doce composiciones tituladas según los meses de año, fue galardonado en 2013 con el premio Ángel otorgado por la Academia de la Música Popular al mejor álbum checo en la categoría jazz & blues.

El disco incluye composiciones para piano, en su mayoría tranquilas. “El nombre Theodoros significa regalo divino. Al comenzar a componer música me di cuenta de que el regalo divino es para mí la vida. Esta se compone de años, meses y días. Así que resultó natural titular las composiciones según los meses”. Con esas palabras la compositora explicó los nombres que puso a las piezas del disco, cuya carátula además tiene forma de un calendario.

Un debut vocal

A diferencia de su trabajo debut titulado ‘Joy for Joel’, del 2009, cuatro años más trade Hlavenková no invitó para la grabación de Theodoros a otros instrumentos. En el disco se escucha solo piano. Sin embargo, gracias a la abundancia de ideas compositoras, el escucha no se aburre ni un solo segundo, según escribió en su reseña el diario checo más leído Mladá Fronta Dnes.

Por otro lado, en su último disco titulado Sně todas las canciones van acompañadas de canto. “El disco lo suelo calificar como mi debut vocal, ya que no incluye ninguna canción puramente instrumental,” indicó la intérprete en una entrevista para la Radiodifusión Checa. El piano de Hlavenková lo acompoañó en el disco la trompeta de Oskar Török y la guitarra de su marido Patrik Hlavenka.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio