El futuro y los retos de la UE, a debate en Praga

Bohuslav Sobotka (Foto: ČTK)

El futuro de la Unión Europea, el avance de los partidos políticos populistas y el Brexit son los principales temas tratados en la conferencia internacional Prague European Summit, que este año se celebra por tercera vez. Sobre su contenido hemos hablado en Radio Praga con Petr Kratochvíl, director del Instituto de Relaciones Internacionales y participante en la cumbre.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
La conferencia internacional Prague European Summit, que este año celebra su tercera edición, tiene como objetivo reunir a representantes políticos y expertos en relaciones internacionales para establecer estrategias que ayuden a la Unión Europea a superar sus dificultades. Precisamente el surgimiento de esta cumbre tuvo lugar en el contexto de grandes retos como la guerra de Siria, el conflicto de Ucrania, el Brexit y la crisis migratoria.

En esta ocasión, con estos problemas si no solucionados, al menos encauzados, el clima de la conferencia es más optimista, comenta Petr Kratochvíl, director del Instituto de Relaciones Internacionales, que participa en el evento como ponente.

“Esta vez se dedica mucho más al futuro, a la dirección que debería tomar Europa, en qué temas debería profundizarse la integración europea. Se tratan temas como la defensa común y la Eurozona. Este tipo de conferencias se hacen casi siempre en un entorno aislado, por eso hemos puesto en marcha un nuevo formato. Las discusiones tienen lugar en sitios del centro de la ciudad, abiertos al público, donde se puede debatir sobre estas cuestiones tan sensibles”.

Petr Kratochvíl, foto: archivo del Instituto de Relaciones Internacionales
Uno de los desafíos a los que actualmente se enfrenta la Unión Europea es el fortalecimiento de movimientos políticos antisistema, o alternativos al status quo, que habitualmente se alimentan de los sentimientos xenófobos y el descontento con la sociedad liberal.

En este sentido, en su intervención, el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka advirtió contra lo que llamó la amenaza populista, que ofrece soluciones fáciles, en contraposición a los partidos que considera racionales, y asumen los problemas en su complejidad.

Para Kratochvíl, pasadas las elecciones presidenciales francesas, en las que salió derrotada Marine LePen, también en este sentido la situación ha mejorado.

“En el último medio año la atmósfera ha cambiado. Los partidos populistas no están ganando. Y la sensación de que se va a llegar a algún tipo de revolución extremista y populista de repente se desvanece”.

El nuevo contexto al que la UE debería reaccionar, es según Kratochvíl, el cambio de estrategia de Estados Unidos con la llegada de Donald Trump a la presidencia, y la actuación de las grandes potencias respecto al continente europeo.

Lubomír Zaorálek, foto: FB oficial de Prague European Summit
“Después de la visita del presidente Trump a Europa, su administración está cambiando su actitud hacia la OTAN. También Rusia es muy activa en nuestra región. Y se activa China en el campo de la diplomacia económica. De cierto modo estas tres grandes potencias se muestran más activas hacia nosotros”.

En este sentido, Kratochvíl afirma que las grandes potencias no tienen en cuenta por separado cada país europeo, sino que percibe la región como una sola entidad. Es por ello por lo que el mejor modo de reaccionar es en bloque, aprovechando la pertenencia a la Unión Europea, y pone como ejemplo el caso de China.

“China vino con su iniciativa de 16+1, es decir, 16 países de Europa Central y del Este más China. Pero se pasa por alto que parte de esos países son miembros de la UE y parte no. Y esto es un error, así la estrategia de China no puede funcionar bien. Creo que lo que le corresponde a la UE es entrar en las negociaciones y decir: miren, si quieren cerrar acuerdos comerciales con estos países, tienen que actuar en colaboración con la Comisión Europea”.

La Prague European Summit se inauguró este martes y concluirá este jueves 15 de junio. Además del primer ministro Sobotka, participa en la cumbre también el ministro checo de Relaciones Exteriores, Lubomír Zaorálek.