El éxito de Chequia en el Mundial de Basket atrae a nuevos aficionados

De izquierda: Jaromír Bohačík de Nymburk y Paris Lee de Bamberg, foto: ČTK / Michal Krumphanzl

En el Mundial de Basket celebrado este verano, la República Checa consiguió un meritorio sexto puesto. Su buen papel en el campeonato está haciendo que más gente se interese en este deporte, especialmente niños.

De izquierda: Vojtěch Hruban de Nymburk y Michael Carrera de Bamberg, foto: ČTK / Michal Krumphanzl

El buen juego de la selección checa de basket durante el Mundial de Baloncesto celebrado este verano en China atrajo la atención de muchos espectadores. Los checos terminaron en la sexta posición, lo que iguala el récord histórico conseguido bajo la denominación de Checoslovaquia.

Por lo tanto, era de esperar que los medios y el público en general mostraran más interés por este deporte. Pero si hay un aspecto en el que este interés se ha visto reflejado especialmente, ha sido en el número de niños que a comienzos de esta temporada quieren inscribirse en equipos de baloncesto, como cuenta para la Radio Checa Lubomír Růžička, entrenador del equipo Basket Brno, de la Liga Nacional de Basket checa.

De izquierda:  Jaromír Bohačík de Nymburk y Paris Lee de Bamberg, foto: ČTK / Michal Krumphanzl
“Todavía es pronto, creo que sería ingenuo hacer predicciones y saber qué pasará en unos meses, cuando este auge caiga. Lo que puedo decir, porque estoy en contacto con muchos entrenadores juveniles, es que los cursos de baloncesto se están llenando. Ese es el legado más importante del equipo nacional”.

Para algunos jugadores que juegan en equipos menos conocidos internacionalmente, el Mundial de Basket fue un escaparate perfecto donde pudieron mostrar sus habilidades ante millones de espectadores.

Uno de los jugadores locales que más despertó el interés de los medios internacionales fue el jugador del Basketball Nymburk Jaromír Bohačík, quien es además uno de los componentes más destacados de la selección nacional de Chequia.

Según Bohačík, tras el mundial nota que los medios están dedicando más atención a los baloncestistas checos.

“Lo sentimos principalmente a través de los medios y las obligaciones que tenemos con ellos, no estamos acostumbrados. Simplemente jugábamos al basket y ahora está habiendo más interés por nosotros”.

Más cauto se muestra Pavel Špaček, portavoz del club Tuři Svitavy, también de la primera división del basket checo, quien señala que este crecimiento es más notable en las ciudades grandes.

“Un aumento del 20 % o el 30 % para nosotros significa cuatro o cinco niños más. Los jóvenes interesados no han sido decenas, como he escuchado principalmente de las grandes ciudades”.

Nymburk - Bamberg, foto: ČTK / Michal Krumphanzl
Además, recalca que a nivel de patrocinadores, el equipo de Svitavy no ha notado ningún cambio especial.

“No ha habido una rápida reacción de los patrocinadores, esto no funciona así”.

No obstante, Špaček reconoce que el buen papel de la selección nacional traerá más oportunidades a este deporte en Chequia.

Por ejemplo, uno de los primeros partidos de esta temporada, disputado recientemente, enfrentaba al equipo de Svitavy contra el Basketball Nymburk, donde juegan cinco jugadores del conjunto nacional checo.

Esto obviamente aumentó la afluencia de público y el interés de quienes colaboran con el club.

“Esto lo hemos aprovechado, por ejemplo, con pequeños encuentros con nuestros socios después del partido. Este partido contra representantes del equipo nacional ha sido para nosotros una manera de celebrar el inicio de la temporada”.

Además del Campeonato Mundial de Basket 2019, celebrado en China, que fue el primero al que la República Checa acudió en su historia como país independiente, el papel de figuras como Tomáš Satoranský, cada vez más asentado en la NBA, también está ayudando a la difusión del basket en el país.

palabra clave:
audio