El examen del VIH podría ser obligatorio en Chequia

Foto ilustrativa: ČT24

Hacerse la prueba del VIH podría ser obligatorio en Chequia en un próximo futuro. El Comité de Salud de la Cámara Baja aprobó una enmienda a la ley de salud pública que implica esa medida. La norma reacciona al creciente número de personas infectadas con el VIH.

Foto ilustrativa: ČT24
Ordenar a una persona que se someta al examen de detección del VIH para saber si ha adquirido el virus o no es posible en la República Checa sólo en el caso de las mujeres embarazadas, a fin de proteger a los niños aún no nacidos. En todos los demás casos la persona en cuestión debe dar su acuerdo con la prueba. El Ministerio de Salud presentó ahora a la Cámara Baja un proyecto que quiere que las instituciones competentes dispongan de un instrumento eficaz para combatir la proliferación del virus VIH.

Unas 250 personas se infectan cada año en Chequia con el virus VIH y, según advierten los especialistas, existe el peligro de que su número vaya incrementándose. En cuanto al VIH los epidemiólogos deberían disponer de las mismas competencias como en el caso de las demás infecciones que amenazan la salud de todos los habitantes del país, y poder exigir la prueba de la eventual presencia de ese virus en el organismo, afirma el director de Higiene, Vladimír Valenta.

Robert Hejzák, foto: ČT
“La enmienda no persigue obligar a todos los ciudadanos a que se hagan el examen del VIH. Lo que queremos es que sea legítimo examinar a un determinado grupo de personas donde exista la sospecha de que puedan estar infectadas, o que se relacionen con individuos que padecen SIDA. En esos casos es importante someterse a la detección del VIH para poder iniciar los eventuales tratamientos cuanto antes”.

El Comité de Salud de la Cámara Baja que respalda la medida presentó la enmienda a debate a los diputados y su aprobación se espera en una de las próximas sesiones del Parlamento. Así, en el futuro las personas que se nieguen a hacerse el examen podrían llegar a pagar una elevada multa.

Los adversarios de la enmienda, entre ellos la asociación checa SIDA-Ayuda, y el Comité gubernamental para los asuntos de las minorías sexuales, insisten por su parte en que el VIH es una infección específica, por lo que debería ser concebida de forma distinta. Robert Hejzák, presidente de SIDA – Ayuda, recalcó que el solo hecho de determinar quién debería someterse al examen del SIDA representaría violar los derechos fundamentales de esas personas.

Vladimír Valenta, foto: ČT 24
”Los Derechos Humanos y su respeto son algo universal. Por ello rechazamos rotundamente las afirmaciones de que en el caso del VIH los Derechos Humanos son secundarios, y que lo prioritario es la salud pública”.

Hejzák apuntó que a diferencia del ébola por ejemplo, el VIH no es un virus altamente infeccioso, por lo que una persona infectada no representa un latente peligro para los demás. El director de Higiene, Vladimír Valenta rechaza esas afirmaciones e indica que desde el punto de vista epidemiológico es al revés, por lo que considera sumamente importante que la legislación reaccione frente al peligro de proliferación de esa infección.

Independientemente de que Chequia figura entre los países con uno de los menores índices de presencia del virus VIH a nivel europeo y mundial, el creciente número de infectados en los últimos años demuestra que las personas dejaron de tener miedo y no dedican la atención suficiente a la protección. El pasar por alto la prevención podría llevar a un brusco incremento del número de seropositivos, advierten los médicos.