El diseñador de moda Osmany Laffita sabe unir lo clásico y lo extravagante

r_2100x1400_radio_praha.png

El diseñador Osmany Laffita, de origen cubano pero residente desde 1987 en Praga, fundó hace tres años la casa de alta costura, Taiza, que pronto ha cobrado fama en el mundo de la moda checa. Taiza se ha presentado con éxito también en la capital de la moda, París, y empieza a abrirse camino a nivel mundial. Entre los que visten esta marca figuran tanto personajes del mundo del espectáculo de la República Checa, como las familias bien acomodadas, sobre todo representantes de la clase empresarial checa. La señora Sárka es una de las clientes de Osmany Laffita.

¿Cómo llegó a saber sobre la casa de alta costura de Osmany Laffita?

"Fue hace dos años cuando hojeé la versión checa de la revista Elle en la que vi la publicidad de una nueva marca de alta costura, Taiza. Me enamoré de sus modelos a primera vista y me dije que tenía que comprarme uno".

¿Qué le fascina en los trajes diseñados por Osmany Laffita? "Me encantan porque son absolutamente diferentes de lo diseñado por los demás talleres de moda. Se trata de una moda elegante y clásica, o sea precisamente la moda que prefiero. Sin embargo, a la vez se trata de modelos que atraen la atención por sus matices de extravagancia, tanto en los colores como en los cortes. Y es la combinación de lo conservador y lo innovador lo que hace a los modelos de Taiza tan atractivos y singulares".

¿Qué trajes compra en Taiza?

"En primer lugar la ropa para llevar a diario. El modo de vestir juega un papel muy importante en mi trabajo porque estoy en contacto diario con los clientes y el aspecto arreglado, junto a los buenos modales, ayuda mucho en las negociaciones con ellos. Mi guardarropa incluye, principalmente, conjuntos de chaqueta y pantalón y conjuntos de chaqueta y falda, tanto de invierno como de verano".

¿Para qué tipo de mujeres diseña, según su opinión, Osmany Laffita?

"Tanto para las mujeres más jóvenes, que es mi caso, como para las mayores de cuarenta años, ya que el señor Laffita no se limita a diseñar para una sola generación. Pienso que sus modelos convienen a la mujer que prefiere materiales de buena calidad y el acabado perfecto y que busca una moda original que la distinga de las demás. Taiza ofrece también una gran escala de accesorios que armonizan con la ropa y que, sin exagerar, hacen de sus modelos una pieza artística".

¿Qué modelos se ha comprado para esta temporada?

"Tengo un conjunto de pantalones y capa de malla, negro y blanco, de uso diario, pero que se puede vestir también en ocasiones más festivas. Tengo un nuevo conjunto de chaqueta y falda, también de color negro y blanco cuya combinación es mi preferida. Y hace poco me he comprado un abrigo de invierno, de tonos de pastel, que tiene un precioso corte. Cuando lo llevo puesto, la gente se da la vuelta para mirarme en la calle porque es un modelo verdaderamente extravagante".

En esta A Toda Marcha conversamos con la señora Sárka, clienta de la casa de alta costura checa, Taiza. Les ofreceremos una entrevista con el diseñador Osmany Laffita, propietario de Taiza, en una de las próximas ediciones del espacio "Panorama Checo".