El descubridor de las fuentes del Amazonas ayuda a obtener recursos del aguapotable en los Andes

Docent Bohumír Janský, foto: autor

Hace más de una década, el hidrólogo, geógrafo y catedrático de la Universidad Carolina de Praga, Bohumír Janský, descubrió con su expedición Hatun Mayu uno de los mayores misterios del río Amazonas, al localizar sus verdaderos orígenes en la cordillera de los Andes peruanos. Actualmente, Janský tiene un nuevo proyecto en la zona andina, sobre el que habló con Radio Praga.

Foto: Free Domain
En el siglo XVII, el misterio de los orígenes del río Amazonas parecía estar resuelto, cuando un jesuita checo, Samuel Fritz, determinó que el lugar de su nacimiento era el Lago Lauricocha, en los Andes peruanos.

Tres siglos después, este dato fue rebatido tras una minuciosa medición realizada por la expedición Hatun Mayu, cuyos miembros, de hecho, eran también checos.

Como fuentes del Amazonas señalaron una laguna glacial, posteriormente llamada Laguna Bohemia, situada al pie del Monte Mismi a una altura de 5.212 metros sobre el nivel del mar.

Tras una medición con alta tecnología, la longitud del río Amazonas fue determinada en 7.062 kilómetros. Sin embargo, según el líder de la expedición, Bohumír Janský, esta cifra puede variar en el futuro, debido a la fundición de glaciares, que podría llegar a prolongar su cauce.

Y es precisamente el deshielo de los glaciares la causa de un grave problema en la zona andina, cuya solución forma parte del actual proyecto de Janský, según cuenta.

“Ahora el tema mayor es la influencia del cambio climático en la alta montaña, en la vida de la gente en los valles y en los recursos hídricos. Ahora el mayor problema en todos los Andes es la disminución de los glaciares, es decir, qué pasa después de la disminución. Ahora, por ejemplo, en la zona de los orígenes del río Amazonas tenemos un territorio sin glaciares, que desaparecieron después de veinte años. No hay glaciares en la Cordillera Chila, cerca de Arequipa. Es una zona muy seca, hay poca nieve, las temperaturas suben, los caudales de ríos bajan y en el futuro no habrá bastantes recursos hídricos para la gente”.

Así es que Janský junto a otros especialistas de la Universidad Carolina ya han puesto en marcha los preparativos para un proyecto que debería hallar la solución a la escasez de recursos hídricos, que se ven además afectados por la contaminación.

Bohumír Janský, foto: archivo de Radio Praga
“Hay que prepararse para el futuro. Hay que construir nuevas represas. La ciudad de Arequipa, que tiene más de un millón de habitantes, tiene grandes problemas con el agua. Es sucia y los caudales disminuyen. Ahora queremos preparar un proyecto para la construcción de una represa, que pueda apoyar esta ciudad donde hay una gran inmigración desde la sierra, hay mucha gente que viene cada año, y el territorio se basa en estos pueblos jóvenes. Ahora espero un proyecto nuevo de la Unión Europea, de la fundación EU-LAC y el primer proyecto lo queremos realizar en la región de Arequipa”.

La labor científica de Bohumír Janský en el Perú no se basa solamente en la investigación del terreno. Desde el principio de los años noventa, da cursos de geografía e hidrografía en varias universidades como profesor invitado.

Todo su trabajo fue reconocido por las autoridades peruanas, al recibir en 2007 la mayor distinción estatal del Perú, conferida por ´méritos extraordinarios`.

“Eso es fantástico. He recibido la orden más alta para las personas cíviles, soy el primer extranjero que lo ha recibido del entonces presidente del Perú, Alan García Pérez. Ahora tengo el título “komtur”, puedo pasar por todos los edificios del Gobierno, Palacio del Presidente, puedo visitar recepciones, etcétera...”

Sin embargo, al principio el descubrimiento de los orígenes del Amazonas no gozaba de tanto éxito, ya que tuvo que enfrentarse a ciertos problemas a la hora de ser reconocido en el mundo científico, según cuenta Janský.

“Tuvimos un problema con unos geógrafos norteamericanos. Es que después de nuestra expedición de 2000 vino un grupo de National Geografic Society de Nueva York con la tarea de buscar el origen principal del río Amazonas. Después hubo una controversia porque en una rueda de prensa, los norteamericanos informaron que habían encontrado el origen más largo. Pero eso fue medio año después de nosotros, eso no fue correcto”.

Foto: Public Domain
Se tardó once años en llegar a reconocer el hecho de que el descubrimiento del orígen del Amazonas pertenecía a la expedición checa.

“Todo terminó hace dos años en Washington en una conferencia mundial de geografía. Todo el grupo norteamericano escuchó mi presentación y dijeron al micrófono: -Perdonen, señor Janský y su grupo, usted tiene razón, es su tarea y su investigación. Eso no fue correcto de nuestra parte. Es que como recibimos dos millones de dólares, tuvimos que traer algo mundial a los Estados Unidos”.

Las disculpas fueron aceptadas y actualmente Janský junto a estos geógrafos norteamericanos acaban de escribir un artículo para una reconocida revista geográfica estadounidense.

Aunque el mundo ya sabe dónde se encuentran los orígenes del rey de los ríos y que este mérito se debe a los checos, no todos los medios científicos lo toman en cuenta. Hasta hace poco, incluso en la Enciclopedia Británica y más medios de comunicación británicos aparecía el dato de que el río más largo del mundo era el Nilo. Y eso pese a que Janský se ha esforzado en informar al mundo científico sobre su descubrimiento.

“He presentado eso diez veces en varios lugares. En Australia, tres veces en los Estados Unidos, muchas veces en Alemania, en España. Existe un libro en español ´Los Orígenes del Amazonas`, que también actualmente se prepara en inglés y hay interés de traducirlo al alemán. Sin embargo, no existe ninguna institución del mundo que dijera éste es el descubridor”.

Aunque sería de merecer, ya que detrás del descubrimiento hay un gran trabajo realizado en unas condiciones dificultosas, según recuerda Janský.

“Es la altura, hay que trabajar en una altura de 5.000 hasta 6.000 metros. No se trata solamente de caminar. Hay que trabajar, hay que traer toda la tecnología, hay que medir varias cosas, que tienen su peso. Por ejemplo, caminamos con 20 kilógramos en la espalda y esto es difícil. No cada persona puede hacerlo”.

Asimismo, en aquella época se daba en los montes peruanos la amenaza de la presencia de la organización terrorista Sendero Luminoso, que entonces se movía por la zona. Bohumír Janský se encontró con sus miembros, pero no en la montaña, según cuenta.

“Eso fue para mí una experiencia muy interesante. En el grupo de 18 estudiantes de hidrología acuática tenía hombres jóvenes de edad de 20 años. Después de la prueba final faltaban cuatro. Pregunté por dónde estaban y me dijeron que ésos eran miembros de Sendero Luminoso y que tenían una acción en la montaña, por lo cual no pudieron venir”.

En cuanto a los demás proyectos futuros, Janský se plantea realizar cursos intensivos de hidrología y geografía para los doctorados peruanos, que también podrían visitar la República Checa.

Asimismo, el hidrólogo ha recibido invitaciones desde Colombia y Ecuador para participar en otros proyectos hidrográficos. Y es posible, que su nombre sea relacionado con otro gran descubrimiento, ya que unos científicos venezolanos recientemente le animaron a que participara en el descubrimiento de los origenes del río Orinoco.