El coronavirus se cobra en Chequia su primera víctima

Фото: Gerd Altmann / Pixabay, CC0

El nuevo coronavirus se cobró una vida humana en Chequia este domingo. Además, el número de infectados continúa creciendo, aunque no de manera tan alarmante como en otros países.

Foto: Gerd Altmann / Pixabay, CC0

En el Hospital Na Bulovce, en Praga, falleció este domingo un primer paciente infectado de coronavirus en Chequia, según confirmó para la Radio Checa Roman Prymula, jefe de la Comisión Central de Crisis. Aclaró que se trataba de un hombre de 95 años quien, no obstante, padecía también otras enfermedades crónicas serias. El fallecido estaba hospitalizado desde el 18 de marzo.

Mientras tanto, en la mañana de este lunes fueron confirmados en el país 1165 casos de contagio del coronavirus. El ministro de Salud, Adam Vojtěch, apuntó que 74 personas están hospitalizadas, 19 pacientes se encuentran en cuidados intensivos. Las demás personas se recuperan en casa y siguen siendo seis los ciudadanos que lograron curarse de la enfermedad COVID-19, provocada por el virus.

El hospital Na Bulovce, foto: Mohylek, Public Domain
El Ministerio de RR.EE. informó sobre el envío de cuatro aviones para repatriar a los ciudadanos checos que se encuentran fuera del país y quieren regresar a casa. Los puestos vacantes en los aviones serán ofrecidos a ciudadanos de otros países de la Unión Europea. Un avión partió este domingo para repatriar a los checos que se quedaron en el Báltico sin poder regresar debido a que Polonia cerró sus fronteras, según sostuvo Zuzana Štíchová, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores.

”En los próximos días enviaremos otros aviones a Egipto, Filipinas y Vietnam. En cuanto a Egipto y Filipinas, la recogida de los checos está prevista para este martes y en Vietnam el miércoles. A la vez recomendamos a todos los checos que al regresar consulten su estado de salud con su médico de cabecera y que le informen de dónde acaban de regresar”.

Un grupo de unos 100 checos está a la espera de su repatriación en la isla hondureña de Roatán. A pesar de que en la isla no fue confirmado hasta el presente ningún caso de contagio de coronavirus, las autoridades locales cerraron el pasado martes el aeropuerto de Roatán. En el lugar asimismo rigen severas medidas de seguridad y por su trasgresión son aplicadas duras sanciones, de acuerdo con la checa Zlata Biedermannová, que se encuentra actualmente en el lugar.

”Nos informaron sobre el cierre de los grandes comercios para que compráramos lo necesario. En Roatán está prohibido salir a la calle, así como juntarse en grupos. Es bueno entonces que tengamos todos estas reservas”.

Además de la repatriación de los checos, mayormente turistas, el Gobierno busca cómo ayudar a la pequeña y mediana empresa, así como a las grandes compañías y sus empleados, afectados por la pandemia del coronavirus, según sostuvo la ministra de Finanzas, Alena Schillerová.

”Hemos preparado préstamos especiales para las pequeñas y medianas empresas que denominamos Covid uno y dos. Queremos que también los bancos ofrezcan más préstamos, sobre los que asumiría la garantía el Estado. El Gobierno brindará ayuda a los centros productivos que se vieron obligados a cerrar porque tienen una elevada cantidad de trabajadores infectados. Y no menos importante, queremos adoptar pasos para liberar por algún tiempo a los autónomos del pago del seguro social y de salud”.

La atención de las autoridades se centra igualmente en los suministros de material sanitario de protección como mascarillas faciales, respiradores, trajes sanitarios especiales, así como lentes médicos. El pasado fin de semana llegaron a Chequia varios aviones desde China, con ese tipo de material a bordo. Estos suministros deberían continuar durante las próximas seis semanas como mínimo y el Estado Checo prevé pagar por el material sanitario unos 110 millones de euros.

A la vez, las medidas de prevención del coronavirus se mantendrán en el país hasta que el número de nuevos infectados no se estabilice o comience a bajar, según informaciones de la Comisión Central de Crisis.