Chequia sufre rebrotes de coronavirus, especialmente en Moravia-Silesia

Foto: HM Treasury, Flickr, CC BY-NC-ND 2.0

A pesar de que las restricciones contra el coronavirus se están levantando en toda Chequia, un aumento de los contagios no permite que la normalidad vuelva a algunas regiones.

Foto: Adam Vojtěch, foto: ČTK/Šulová Kateřina

El número de contagios por coronavirus aumentó en Chequia este domingo en 305 casos, la cifra más alta desde el 3 de abril. Esto ha provocado que las regiones más afectadas retrasen sus planes de desescalada, como ha confirmado el Ministerio de Salud en una rueda de prensa en la mañana de este lunes.

A partir del miércoles, la obligatoriedad de llevar mascarilla llegará a su fin en Chequia. No obstante, la norma seguirá vigente en las zonas más afectadas de Moravia-Silesia, y en Praga será obligatorio en el metro y en eventos que reúnan a muchas personas en un edificio.

Cuestionado ante por qué las mascarillas solo serán obligatorias en el metro y no en autobuses y tranvías, el epidemiólogo y delegado del Gobierno para Investigación Sanitaria Roman Prymula señaló que, debido al efecto chimenea, en el metro el virus puede expandirse a mayor distancia.

Foto: Lenka Žižková

En lo que se refiere a las medidas adicionales para la región de Moravia-Silesia, donde se han visto especialmente afectados los distritos de Karviná y Frýdek-Místek, es necesario volver a una fase anterior, de acuerdo con las palabras del ministro de Salud, Adam Vojtěch.

“Esto afectará a los eventos colectivos, como son las actividades culturales y deportivas. Ahora mismo el límite de personas en Karviná para estas reuniones es de 500, pero vamos a reducirlo a 100. Asimismo, queremos que haya test generales en los hospitales y en los servicios sociales”.

El ministro ha querido matizar que gran parte del aumento de casos en los últimos días se debe a las pruebas de coronavirus a mineros en esta región, por lo que ha querido tranquilizar al resto del país.

Otro punto importante es que gran parte de los nuevos casos han sido leves o asintomáticos. Según el epidemiólogo Petr Kopřivík, esto puede ser peligroso porque los enfermos transmiten el virus sin saberlo.

“Es una situación peligrosa, porque estas personas no van al médico, entonces si no fuese por los test generales que hacemos no habríamos conocido estos casos”.

Roman Prymula, foto: Michaela Danelová, ČRo

El aumento de casos que vive Chequia ha causado que algunos medios de comunicación comiencen a hablar sobre la posible llegada de una segunda ola de coronavirus. Al respecto, el epidemiólogo Roman Prymula ha querido llamar a la calma, y recuerda que los nuevos casos se encuentran en focos muy localizados.

“Tendríamos una segunda ola si los números que ahora tenemos en Karviná estuvieran en toda Chequia, eso sí sería un problema. La mayoría de los casos nuevos se están dando en la región de Moravia-Silesia y tenemos que intentar que no se expanda”.

En el mismo sentido se expresó el médico y diputado del Partido Cívico Democrático Bohuslav Svoboda para la Televisión Prima.

“Es algo que puede esperarse tras el levantamiento de restricciones. Es un crecimiento normal. Las cifras que tenemos ahora no son tan peligrosas”.

Para los distritos moravo-silesios de Karviná y Frýdek Místek las nuevas normas entrarán en vigor a partir del 30 de junio. Entre ella se encuentra la prohibición de hacer visitas a centros sanitarios y, además, todos los pacientes y empleados tendrán que pasar un test de coronavirus. También en estos distritos, los comercios de alimentación no podrán abrir entre las 23:00 y las 8:00.

Por otra parte, hay algunos ligeros cambios en el mapa de viajes internacionales facilitado por el Ministerio de Relaciones Exteriores. La Silesia polaca y Reino Unido pasan a considerarse zonas seguras, mientras que Portugal pasa de la zona roja a la zona intermedia naranja.

palabra clave:
audio