El cincuenta por ciento de los ciudadanos votaría por Klaus

Foto: CTK

El cincuenta por ciento de los ciudadanos checos está por la reelección de Václav Klaus. Por el momento sigue siendo el candidato favorito, pero la oposición anuncia que pronto nominará a un fuerte rival.

De acuerdo con una encuesta efectuada por la agencia demoscópica Median para el diario Lidové Noviny la mitad de la población checa está por la permanencia de Klaus en el sillón presidencial. Mientras que la otra mitad preferiría a un nuevo presidente.

Al igual que los partidos de la oposición, los encuestados tampoco fueron capaces de nombrar a un candidato con fuerza para derrotar a Klaus en las elecciones presidenciales del año entrante.

La táctica de la mayor formación opositora, el Partido Socialdemócrata, fue revelada por el presidente de la Cámara de diputados, Miroslav Vlcek, legislasdor por dicha agrupación, quien anunció que no pueden votar por Klaus.

"No voy a votar por Václav Klaus, ni podría hacerlo, porque los diputados y los senadores socialdemócratas tenemos prohibido votar por él. Debemos acatar la decisión aprobada en este sentido por el Comité Ejecutivo de nuestro Partido", indicó Vlcek.

Con esta medida la cúpula socialdemócrata se asegura que sus diputados y senadores votarán por un candidato propio y no por el rival, tal como sucediera hace unos cinco años atrás.

Ante la difícil búsqueda de un candidato capaz de enfrentarse a Klaus, la Socialdemocracia habla de proponer una enmienda a la Constitución de la República para facilitar la elección directa del presidente.

El presidente del Senado, Premysl Sobotka, del gubernamental Partido Cívico Democrático, no descarta la posibilidad de respaldar la elección directa del presidente, pero no en estos comicios.

Premysl Sobotka (a la izquierda) y Miloslav Vlcek (a la derecha) en el programa de la T.V. checa (Foto: CTK)
"El Partido Cívico Democrático está a favor de que la elección del presidente de la República esté en manos de los parlamentarios. No obstante, no estamos en contra de que en algún momento se elija de manera directa", matizó Sobotka.

Si bien el gubernamental Partido Cívico Democrático tiene un candidato claro a la presidencia, sus aliados de coalición, el democristiano Partido Popular y los Verdes, buscan candidatos propios.

El presidente del Senado, Premysl Sobotka, instó a los socios de coalición a respaldar a Klaus, porque teme que de lo contrario podrían surgir fisuras en el Gobierno tricéfalo.

En la República Checa la elección del presidente corre a cargo de diputados y senadores, pero cada cinco años con motivo de los comicios alguna formación insiste en la necesidad de aplicar la elección directa del presidente de la república.