El Castillo de Kynžvart galardonado con el Sello de Patrimonio Europeo

Schloss Kynžvart (Foto: Martina Schneibergová)

En la lista de los nuevos sitios premiados con el Sello de Patrimonio Europeo aparece también el Castillo de Kynžvart en Bohemia Occidental. El castillo desempeñó un papel importante en la historia europea.

Kynžvart, foto: Martina Schneibergová

Ondřej Cink, foto: Martina Schneibergová
El Castillo de Kynžvart, sitio histórico importante dentro del marco europeo, sirvió, en su tiempo, de punto de encuentro para representantes del mundo de la diplomacia y del arte. Es conocido principalmente como la antigua residencia de verano del ministro de Asuntos Exteriores y canciller austriaco Klemens von Metternich (1773-1859). El castillo fue construido a finales del siglo XVII en donde anteriormente se encontraba una fortaleza renacentista (siglo XIII).

El canciller Metternich encargó que transformaran el palacio originalmente barroco en estilo Imperio (entre 1821 y 1836), invirtiendo una fortuna en su reconstrucción y en sus interiores para crear una sede digna de hospedar a diplomáticos de todo el continente.

Según el administrador del castillo, Ondřej Cink, este patrimonio común contribuyó sin duda a que el castillo recibiera el Sello de Patrimonio Europeo.

“En la primera mitad del siglo XIX, el canciller y ministro de Asuntos Exteriores von Metternich organizaba numerosos eventos diplomáticos en el castillo de Kynžvart. Fue aquí donde fueron firmados muchos documentos importantes que forjaron el futuro de Europa. Queremos aprovechar este patrimonio histórico en programas que fomenten la integración europea, poniendo énfasis en nuestras raíces comunes y los valores europeos que compartimos”.

El parque de Kynžvart, foto: Martina Schneibergová
El Castillo de Kynžvart presume de un parque extenso, casas de campo y una cervecería. Recientemente ha sido completamente restaurado y los visitantes pueden apreciar sus extraordinarios interiores.

El castillo de Kynžvart acoge una colección impresionante de objetos de arte, mérito del canciller y de su padre, Franz Georg Karl von Metternich. Los visitantes pueden maravillarse ante el altar de estilo gótico tardío de cuatro piezas, un tapiz renacentista francés de 1560, además de numerosos retratos del periodo del Renacimiento y del barroco temprano. Muchas de estas obras habían decorado primero la mansión del canciller Metternich en Viena, pero fueron trasladadas al Castillo de Kynžvart en 1908.

La biblioteca del castillo, completada asimismo por el canciller, es una de las bibliotecas aristocráticas más refinadas que se pueden admirar en la República Checa. Contiene más de 12 000 títulos en 24 000 volúmenes. Entre sus 160 manuscritos se encuentra un fragmento único del Pentateuco que data del final del siglo IX. Se pueden apreciar asimismo 230 incunables en 145 volúmenes, la colección más grande de su tipo en Chequia.

Foto: Kateřina Ayzpurvit
La capilla del castillo, consagrada a san Antonio de Padua, data de 1833. El parque fue diseñado por el jardinero de la corte vienesa, Johann Anton Riedl. El administrador Ondřej Cink espera que el Sello de Patrimonio Europeo atraiga incluso a más visitantes, ya sea de Chequia o del extranjero.

“El sello de Patrimonio Europeo es una cuestión de gran prestigio. Esperamos que despierte el interés del público y dirija la atención sobre la historia europea del castillo. Para mi equipo, este premio representa un gran ímpetu para que sigamos trabajando y emprendamos proyectos en los que creemos”.

El castillo de Kynžvart se sitúa en la región de Bohemia Occidental, a unos 50 kilómetros de la ciudad balnearia de Karlovy Vary. Actualmente el castillo se encuentra cerrado a causa de las medidas de protección en contra del coronavirus, el parque circundante permanece abierto para el público.

10
50.004167000000
12.605556000000
default
50.004167000000
12.605556000000