El Árbol Europeo del Año es checo y podría ser más antiguo de lo que se pensaba

El pino silvestre del pueblo de Chudobín, foto: Ladislav Stalmach, CC BY-SA 4.0

El pino checo que fue votado como Árbol Europeo del Año en 2020 podría ser mucho más viejo de lo que se pensaba anteriormente. Los expertos estimaban unos 350 años, aunque podría tener hasta 500 años.

El pino silvestre del pueblo de Chudobín, foto: Ladislav Stalmach, CC BY-SA 4.0

El pino silvestre del pueblo de Chudobín, conocido también como “Guardián del pueblo inundado”, fue elegido a principios de 2020 como el Árbol Europeo del Año. En un principio se pensaba que el árbol tenía una edad de cerca de 350 años, sin embargo, los expertos afirman ahora que podría tener hasta medio milenio.

El árbol se sitúa en un depósito de agua conocido como Vír. La zona se inundó durante la construcción de una presa en la década de los 50, dejando al árbol aislado en medio del agua. La gente de la región cuenta una leyenda que habla de un demonio que se sienta todas las noches bajo este pino y toca el violín, consiguiendo así alejar a los intrusos.

Jaroslav Kolařík, foto: Archivo de Jaroslav Kolařík

La compañía que está al cargo de la presa es la confederación hidrográfica de Moravia. Fueron los encargados de contactar con los expertos para examinar el estado del árbol y estudiar las medidas necesarias que garantizarán su protección en el futuro.

Jaroslav Kolařík es un arbolista de la compañía Árboles Seguros y cuenta cuál era su función en la conservación del árbol.

“Mi objetivo era describir el comportamiento del árbol ante las fuerzas biométricas, es decir, descubrir si hay riesgo de arrancamiento o rotura. Utilicé un método llamado tomografía acústica, que es capaz de analizar no solo la forma del árbol y las marcas visuales, sino también el interior del tronco".

Después de obtener los resultados del análisis, Kolařík está convencido de que el árbol es mucho más antiguo que los 350 años que se estimaban en un principio. Sin embargo, debido a la cavidad interna en el árbol, considera que los expertos no serán capaces nunca de determinar su edad exacta.

El pino silvestre del pueblo de Chudobín, foto: Milan Peňáz, CC BY-SA 4.0

“No hay forma de estimar la edad exacta del árbol porque falta una parte del tronco. Incluso si usáramos algunos métodos más invasivos, nunca podríamos saber la edad con precisión. La estimación anterior se hizo comparándolo con los árboles más cercanos. Pero cuando ves las condiciones, estoy bastante seguro de que este espécimen creció mucho más lento, por lo que mi estimación es de entre 400 y 500 años”.

Mientras examinaba el pino, Kolařík descubrió unos hongos que crecían dentro del tallo. Aunque en un principio pudiesen parecer peligrosos para un árbol tan antiguo, cree que su presencia en realidad no es tan extraña.

Kolařik afirma que el árbol no está sano del todo, pero que es normal en un árbol tan antiguo. De momento, los expertos están analizando su estabilidad biométrica con un método que calcula la fuerza del viento sobre la parte superior y cómo afecta esto a la estabilidad del tronco.

Con la información que obtienen, el equipo de expertos elaborará y propondrá un plan con las medidas y cuidados ideales para el árbol, con el objetivo de poder preservarlo mucho más tiempo.

10
49.572230890006
16.277183672458
default
49.572230890006
16.277183672458